MIRARSE POR DENTRO (POST 226 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)

Queridos amigos, el tema de hoy es “La importancia de mirarse por dentro” y va dedicado con mucho cariño para Guillermo, André, Esther y July, quienes esperan este post. 

Mirarse es la capacidad del ser humano de decidir conocerse, reflexionar y develar si lo que siente, piensa, cree y necesita están en armonía; es además reconocer con humildad y valor aquellas actitudes, estilos de vida y decisiones que no son correctas, justas ni nobles para consigo mismo y con los demás.
La receta de felicidad que venden los medios de comunicación es cuantitativa: Mucha gente cree que solo invirtiendo tiempo en acumular posesiones, objetos y perteneciendo a cierto grupo social podrá ser exitoso y logrará  sentirse feliz. 

Ocurre que hay grupos de personas en todo el mundo que ni logrando lo descrito son felices porque no tienen claro lo que necesitan emocionalmente o no saben manejarse para sentirse en armonía.
Por ello, desde Zéfiro veamos juntos las claves para aprender a mirarse y buscar el equilibrio emocional:

¿POR DÓNDE EMPEZAR A MIRARSE?

1.- Observa y anota todo lo que piensas de ti mismo: Toma una libretita de apuntes, ingresa a un lugar calmado y privado o si deseas sal al parque y escribe con orden todo aquello que pienses acerca de ti mismo en diversas aristas. Puedes empezar por lo profesional, luego sobre tu relación con el entorno y amigos, luego en el plano afectivo y al final o en el orden que gustes sobre  tu relación contigo mismo.
Ten en cuenta que según como sea tu perfil de personalidad y autoestima todo lo que anotes será la clave para saber que pasa contigo por dentro. 

2.- Reconoce todas aquellas situaciones que te causan dolor y sufrimiento: Y al costado de cada una anota si es por impotencia, ira, injusticia, fatalidad y ego. Es casi seguro que si logras reconocer que por ego ciertas conductas y actitudes hoy te hacen sufrir te sientas más mortificado, pero sigue adelante y continúa tu auto inspección. 

3.- Enumera todas aquellas conductas y actitudes que has tenido acerca de otros con el fin de mortificar, retar, vengarte, competir, por envidia, por celos y por miedo. Si son demasiadas personas y demasiadas situaciones, ordénalas por rubros (familia, amistades, compañeros, conocidos, etc). 

4.- Escribe todos aquellos talentos que posees y te gustaría desarrollar, pero no sabes cómo y te gustaría hallar la forma: Una vez que lo sepas te queda echar manos a la obra con esto (Investigando, decidiendo, agendando y sobre todo poniendo mucha alegría, pasión y alegría por hacer algo que siempre has soñado).

5.- Describe todos tus temores: Y enuméralos por a) aprendidos (por tus padres, entorno, etc) b) Los que te vienen del fondo de ti por tu inseguridad (miedo a decidir, miedo al rechazo, miedo a afrontar ciertas situaciones, miedo a ser tú mismo. Este punto es esencial porque una vez que tengas claro cómo van tus miedos dentro de ti podrás reconocer con más humildad las  consecuencias terribles de no buscar manejarlos. Y es que quien no maneja sus miedos puede ser agresivo, apático, introvertido, conflictivo, etc).

6.- Escribe el concepto que tú tienes de felicidad: Y sino lo tienes claro, tendrás que entrenarte y buscar aprendizaje emocional para descubrirlo. Y como todo en la vida es una decisión, pero si la tomas y eres constante ten por seguro que te sentirás en paz contigo mismo. 

7.- Reconoce todas aquellas situaciones, estilos de vida y personas o grupos de las que te gustaría alejarte porque solo te traen dolor, molestia, irritabilidad, o sientes que no te dejan salir adelante, te perturban y contribuyen a sentirte infeliz: Tal vez deseas cambiar de trabajo, mudarte, romper alguna relación afectiva dañada, etc y si es así anota por qué no lo has hecho hasta hoy, todo aquello que te lo impida desde la perspectiva del temor. 

Es casi seguro que si no estás acostumbrado a meditar la primera vez que lo intentes no llegues ni a llenar ni la segunda lista porque te quedaste pegado recordando cosas dolorosas o te comenzaste a sentir mal y decidiste echarte para atrás. Y es lógico y comprensible, pero debes agendar otro día para seguir el proceso y con el tiempo y la práctica será más sencillo, liberador y de gran ayuda para tu constante renacer como persona. 

Toma en cuenta que la insatisfacción, sufrimiento, ira, rabia, melancolía y todas aquellas emociones que no manejes impiden que puedas crecer, tomar decisiones, sentirte seguro y tener relaciones humanas saludables y por lo general las personas sufren cuando no saben pensar, cuando por inmadurez, temores y sobre todo prejuicios y actitudes aprendidas solo se les ocurre mirar las cosas por un lado.

Por ello, aprender a mirarse resultará esencial para buscar equilibrar todo aquello dentro de ti que impide elegir el tipo de vida que realmente anhelas y como todos mereces y tienes derecho a construir. Y si no lo asumes y lo postergas y esperas sentirte peor, perder cosas valiosas en el camino y quebrar relaciones humanas en todas las esferas de tu vida para percatarte de ello tarde,  asume que es tu responsabilidad y eres preso del ego y necedad. Recuerda que la inteligencia es la capacidad de resolver problemas de modo saludable por vías correctas que ayuden a sentirte bien contigo mismo y el entorno. 

Busca aprender a cultivarte, rodearte de herramientas que te ayuden a ser mejor persona: leer buenos textos, tener amistades personales de valores y bondad, estudiar y prepararte en todo aquello que te haga mejor persona y te otorguen dicha, escuchar gente sana de alma y sabia para  aprender, compartir, buscar en los orígenes de tu sangre y familia todos aquellas enseñanzas que pueden servirte de guía o con las que tal vez puedas tú mismo servir.

Por último, se agradecido con Dios y con la vida por cada cosa buena que hay en tu vida, por los talentos recibidos, por las múltiples bendiciones que recibes cada día tan solo al abrir los ojos y poder ver el sol por tu ventana, la luna por la noche y las estrellas indicándote que como ellas en abundancia son los regalos del cielo para la gente de fe.
Mirarse es una actitud de personas de fe, valientes y generosas que reconocen la necesidad de vivir puliendo todo aquello que robe luz al alma para poder vivir en armonía y feliz porque no nacimos para ser infelices, pero como todo en la vida es una decisión y una actitud a elegir conocer y desarrollar. 

Nadie puede librarse del dolor y sufrimiento merecido, no merecido, de la fatalidad, pero en cada episodio de la existencia que ocurren lo importante es que logremos salir de tal situación tomando decisiones juiciosas y honestas. Vivir y elegir por la vía del sufrimiento absurdo es en miles de casos un asunto de ignorancia emocional, acallar al alma que siempre grita lo que necesita y carecer de fe en si mismo para renovarse.

Recuerda Zeferino que siempre podrás ser incomprendido, juzgado, señalado y cuestionado por tu forma de ser, proceder y expresarte, pero si cada cosa que haces, dices y decides nace de tu autenticidad nada temas, sigue caminando, comprendiendo, compadeciendo y sobre todo teniendo claro que los apegos y discusiones absurdas con personas que son densas, conflictivas o buscan mortificar la existencia solo son circunstancias y enseñanzas del camino. Por siempre fuimos bendecidos con la capacidad de elegir cambiar de rumbo cada que sea necesario  y cuando sientas que tus talentos y espíritu son maniatados.

Ahora les dejo esta cancioncita para que los acompañe, espero les agrade.


Que tengan un día donde los talentos que más necesitan hoy los ayuden a encontrar la solución para sus problemas más apremiantes y los ángeles les coloquen en el camino las personas indicadas para apoyarlos.

Manjari (bendiciones)



2 comentarios:

Carmen dijo...

me hacia mucha falta leer algo asi
¡GRACIAS!

Tequila Limon y Sal dijo...

Buff... yo sin embargo pienso, que todo esto no sirve para nada, si por ejemplo, tienes un entorno que no te permite ser como tú quieres ser. Eso pasa muy a menudo. Uno puede ser tal y cómo quiera ser, siempre que tenga un entorno propicio para ello.
Saludos!!