LA IMPORTANCIA DE DECIDIR COLOCAR LÍMITES EN LAS RELACIONES HUMANAS (POST 347 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)




Queridos amigos, el tema de hoy es “La importancia de decidir poner límites en las relaciones humanas” y va dedicado con mucho cariño para mis amigos colegas con quienes hemos diseñado un programa de autoestima  y personalidad madura para toda edad: Ahí va para Laura, Geoffrey, Juan Carlos, Ricardo, Gabriela y Andrés.
Cada persona posee un territorio interior (mundo interno) y un territorio exterior (espacios y personas donde toca socializar y a veces compartirlos) y desde la infancia, por innatismo, aprendizaje y forma de crianza, cada quien va estableciendo la forma en la que cuidará ambos territorios.

Y hoy desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre como aprender a colocar límites les permitirá sentirse en paz por dentro, seguros y además proyectarán respeto, confianza y madurez porque la alcanzarán si así lo deciden.

Veamos algunas aristas sobre cómo y dónde colocar límites es importante.

1.- Con los progenitores: Poseer padres con inteligencia emocional, de valores y criterio adecuado para transmitir valores, reforzar autoestima, independencia y fortaleza no es una suerte para todos. Sin embargo, desde pequeños son los progenitores quienes colocan límites o no, quienes actúan de modo asertivo o no y con el cambio de etapas de vida se apreciará en los hijos el tipo de personalidad y actitud que poseen ante la vida.
Por ejemplo, un error que comenten mucho padres y madres rígidos, alterados, ansiosos y dominantes (en el fondo enfermos emocionalmente) es atacar la dignidad de sus hijos descalificándolos con críticas severas sobre sus errores.
No es lo mismo decirle a un niño : “Tus notas están bajas, eres un burro como la familia de tu padre”, que: “Tus notas están bajas y me apena que si puedes esforzarte más no decidas luchar por ello”.

Si la primera forma de expresión hacia el niño es una constante, estamos expectando maltrato psicológico, agresión a la dignidad, humillación, etc. Y ocurre que por el innatismo, tendencia genética de la que hablaba el maravilloso Kant, algunos niños ponen límites, se quejan, reclaman y dicen cosas como: “Mamá, tu solo sabes criticarme, me alteras más y no me dejas concentrarme, no eres como otras mamás comprensivas y ya no te soporto, prefiero vivir con mis abuelos”.

Este tipo de expresiones en un infante son su decisión natural por colocar límites a sus insanos padres y suele forjarse si por ejemplo existen abuelos, u otros parientes o conocimientos en la escuela que se los enseñan. Lastimosamente muchos chicos crecen aterrados, guardando dolor, creyendo que no sirven y con los años no saben colocar límites en ninguna arista de sus vidas.

Otro caso  se da con la terrible “Sobre protección” que es en niveles elevados   de madres a hijos varones o de padres a hijas mujeres. Por ejemplo, aquellas madres que ingresan al territorio o espacio personal del hijo (su dormitorio), les enfada ver todo desordenado y regado porque desean la casa impecable, pero solo se quejan y termina ordenando y limpiando todo ellas. De este modo, el hijo quiebra los límites de la autoridad en casa, los trasgrede como le da la gana porque sabe que mamá o papá siempre terminan por hacer lo que a él le corresponde para ser independiente.
Conozco varones y chicas que no pueden tender ni su cama, no saben cocinar absolutamente nada y jamás vivirían solos porque son inútiles y temen ser distintos; además de ser cómodos, poco generosos y egoístas.

Muchos padres que no aprendieron a colocar límites en sus hijos, padecen con los años el dolor de ver a sus hijos tiranos, egoístas, manipuladores y sobre todo cínicos.

2.- A nivel afectivo: Ocurre cuando las personas han sentido desde pequeños rechazo emocional, es decir presencia de padre o madre maltratadora en el trato, en los tonos, en las formas y sobre todo al sentir la sensación de ser como un estorbo. Y es que muchas personas no están preparadas emocionalmente para ser progenitores, y si bien nadie nació sabiendo, es necesario prepararse con humildad para no repetir patrones equivocados.

Esa lesión emocional de sentirse minimizado desde pequeño aplasta el autoestima y se crece con miedo a ser amado. Y el cerebro que es como un scanner reconoce perfiles maltratadores, le resultan familiares y siente necesidad de estar cerca de ellos para lograr cambiar las cosas, aplacar ese viejo dolor del pasado y pensar que se puede recibir amor sano de gente que no tiene idea de lo que trata un sentimiento tan puro y profundo como el amor.

Millones de personas en el mundo padecen dependencia afectiva, enfermedad que señala el miedo a la soledad, apego afectivo químico y emocional hacia alguien que de pronto jamás admiraron, pero al no soportar “no”, el rechazo, y no maneja el ego, terminan involucrándose con personas a las que mendigan amor, personas que jamás las hacen felices de verdad.
¿La razón? No saben colocar límites.

Una muchacha de mediana edad me preguntaba algo que viven muchas mujeres como ella, me decía ¿Rosa María, dime porque si un chico te dice para salir con él te trata lindo en la primera salida, pero luego se pone malo, no es más atento, le cambian los tonos por teléfono y se distancia horrible, volviéndote loca?

Le conteste: Sencillamente porque elegiste salir con una persona inmadura, ególatra, insegura, de perfil maltratador que te ve como reto y como cree que ya te tiene, pasa a humillarte. Es disforzado porque se lo permites, porque no lo ubicas en el espacio y porque esperas lo que su mundo interior no es capaz de dar. Colocar límites sería que le dijeras que no comprendes sus cambios de actitud y si se quiere hacer el misterioso, interesante o buscar crearte ansiedad te parece no solo poco maduro, te aburre, te cansa, te mata la admiración y que no estás dispuesta a salir más con una persona inestable y con pésimo criterio y bondad para comunicarse. Te aseguro que jamás una mujer le habló así, porque eso nace, se aprende y cuando te ames sabrás colocar límites y dejar de tener apegos por gente inacabada emocional, pasas la página, tendrás paz y elegirás con quien socializar de modo saludable.

Y es que no se puede ir por la vida saboteando el terreno interno que mencioné y aprender a colocar límites en las relaciones humanas permite ser respetado, valorado y además mayores posibilidades de entablar relaciones duraderas, profundas y sanas.
Cuando las personas no han recibido la guía emocional adecuada no poseen valores esenciales como el respeto y consideración hacia sus semejantes y si a ello le agregamos que hoy los niveles de superficialidad son altos, ello implica que hasta en los sentimientos se es ligero, una ligereza plagada de egoísmo, ego y cinismo.

Vemos con frecuencia como personas dañan a otras conscientemente, intentando transgredir espacios internos y externos de otros por el solo hecho de competir, dominar, doblegar, etc. Y este tipo de personas solo dejan de hacer desastres cuando se  decide colocarles límites, porque un regalo del vivir es que posees la libertad de elegir con quien ser abierto emocionalmente y ante quien mantener tu distancia.

A nivel laboral es uno de los campos más complejos para aprender a poner límites porque muchas personas de mando cruel, tirano y egoísta se aprovechan de la necesidad de empleo de gente común. Y mientras más capaz te vean, es posible que más te intenten atacar por envidia y coloquen vallas en el camino para sabotear tus proyectos.
Por ello siempre he recomendado algo que me enseñaron desde muy chica y es la capacidad de generar formas de empleo independientes, así si llegan momentos de crisis donde tu dignidad está en juego te vas sin pena, aclarando las cosas, colocando límites y con el tiempo notarás que a las personalidades maduras, de buena autoestima y carácter determinante no solo las respetan sino que no invaden sus espacios.

Recuerda querido lector que el creador te brindó múltiples talentos, de los cuales puedes echar mano cuando necesites y lo que opine el resto no debe importarte. Pero para lograrlo es importante decidir aprender, constancia, voluntad y verás cómo eres capaz de generar ingresos de distintos rubros a los que te hagan feliz dedicarte para además servir. Así que vale todo: tocar música, pintar, crear en cualquier área, cocinar, orientar, diseñar, construir, etc etc. Y si por ahí te llaman por ello creerte un “sabelotodo” sonríe, calla, sigue siento exitoso y continua  caminando porque no puede perder tiempo a detenerte en opiniones de gente que no conoce cómo eres ni posee tu nivel de valores y pasión por la vida.

Aprender a colocar límites es parte de llegar a ser una persona madura, digna y sobre todo te permitirá sentirte a gusto con tu forma de vida y relaciones humanas. Y si te topas con personas que desean irrumpir ese espacio interno y externo, solo necesitas determinación, valor y pertinencia para expresarte y colocar ese límite que nace con valores, reglas de urbanidad, derechos laborales, salud emocional; recuerda además que si existe gente que solo sabe intentar sabotear tu felicidad, el que lo logren depende solo de ti, y si no les das poder en tu mente y sabes hacia dónde vas y lo que quieres, con la gracia de Dios siempre serás como las aves libres en vuelo alto.

A veces toca poner límites a la propia familia si es que esta daña tu interior por ignorancia emocional: madres maltratadoras, padres impositivos, hermanos envidiosos, amigos egoístas y en el fondo envidiosos, colegas deshonestos e hipócritas, compañeros de trabajo manipuladores, etc. Hay de todo en el camino para aprender como pruebas de fe, pero precisamente decidir poner límites mantiene el interior luminoso.

Y si al leer este post sientes que tienes mucho miedo de decidir poner límites, busca ayuda profesional, espiritual y recuerda que el regalo de vivir debes aprovecharlo al máximo y Dios jamás estaría contento con que no te ames porque por esta debilidad, no serás tampoco capaz de brindar amor ni dar lo mejor de ti.

Ahora les dejo esta bellísima canción que fue parte de la película infantil “Frozen”, buenísima para pequeños y adultos y en la letra recordarán la importancia de ser auténticos y saber poner límites para poder asumir con humildad los dones  talentos recibidos, así el resto juzgue, porque solo el creador y quienes lo llevan dentro pueden respetar tu esencia. Espero les agrade y acompañe.


Que tengan una bellísima semana, ángeles para el camino, luz para sus corazones.

Manjarí (bendiciones)