LAS HUELLAS DEL ABUSO SEXUAL (POST 389 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)

             LAS HUELLAS DEL ABUSO SEXUAL 

Queridos amigos, el tema de hoy es complejo de abordar, pero era un compromiso con muchos de los lectores y pacientes que me han pedido un post al respecto y se trata de “Las huellas del abuso sexual” y va dedicado con mucho cariño, respeto y mis oraciones para todas aquellas personas que abrieron sus almas para mi desde hace tanto tiempo y han pasado por aquel dolor inmerecido y dura prueba de fe.


Lo primero que deseo exponer es hacer un llamado a los progenitores, tutores y personas que están a cargo de niños, adolescentes y jóvenes en general porque en incontables casos, semejantes atrocidades han ocurrido porque no ha existido el debido cuidado sobre ellos y porque siempre diré que es tan importante entrenar la mirada para leer lo necesario en cada quien.

He tenido la oportunidad de viajar mucho en diferentes épocas y recuerdo aun cuando por ejemplo me tocó hacer una investigación en la Sierra de nuestro país. 

Mis superiores me habían pedido hacer un estudio sobre las niñas madres y con un pequeño equipo estuve cerca de tres semanas en zonas frías y el Estado pretendía hacer un plan de planificación familiar en Ayacucho, Puno y Huaraz, pero en las partes más recónditas, aquellas donde pareciera que jamás fuese a llegar el progreso.

Tuve largas horas de charla con damas adolescentes de 13, 14 y hasta 16 años y eran tantas ya madres que me parecía terrible. Sin embargo, en muchas de ellas se leía las huellas de un dolor sordo que preferían evadir, pero a solas con varias de ellas, contaban llorando sin pausa que el hijo que tenían había sido fruto de violaciones sexuales. 

Otras hablaban del tema con más dureza, resignadas a su suerte, alegando que el padre de la criatura era algún tío lejano, el amigo de sus padres, el vecino, el borracho de la cuadra, el mejor amigo de su padre, etc. No importaba el rostro del culpable, el delito era impune, a nadie le importaba, todos lo sabían y no existía forma de cambiar las cosas cuando el miedo a más violencia y el chantaje de aquellos delincuentes pesaba sobre ellas.

Otras mujeres vivieron lo mismo en un hogar de la capital, pero callaron por vergüenza, porque el violador las tenía amenazadas, porque sus madres las obligaron a callar cuando el agresor era su familiar para evitar que fuese preso.  Y otras, siguen sin contarlo, sin denunciarlo, han intentado adormecer el recuerdo para poder vivir. Sin embargo, al no tratarlo en infinitos casos, las secuelas son complejas.

Cabe resaltar que son elevados también los porcentajes de varones que pasaron por lo mismo, pero se les toma mucho menos en cuenta, por el desgraciado machismo que les exige a los hombres la estúpida idea de que no deben llorar ni demostrar sus emociones y dolor. Como si el hecho de ser hombre los hiciera inmunes a sentir o castigados por expresarse; absurda idea que daña cada día la mente y el alma de personas con derechos, con emociones como todos.


REGLAS DE PREVENCIÓN
-       Escoge con mucho cuidado las personas que se harán cargo de tus niños (nanas, empleados de casa). Por ello en tantas casas hoy progenitores instalan cámaras de seguridad sin que sus empleados lo sepan cuando los dejan solos.

-       Ten mucho cuidado de que tus menores estén cerca de primos, tíos, o gente que apenas conocen y ni tú mismo conoces bien. Y sobre todo, observa siempre la mirada de los pequeños, cómo duermen, si tienen pesadillas, no desean comer; todo ello son alertas para que abras los ojos y te fijes que oculta algo doloroso o pasa algún tipo de ataque sexual sin que tenga forma de contártelo.

-       Mucho ojo si tus menores demuestran aversión o temor a equis persona que ha estado en tu casa con frecuencia. Y si es recurrente, sin duda no es normal y te toca hacer de todo por investigarlo.

-       Si tu hija (o) es adolescente, no lo mandes en taxi de la calle y duda incluso de los de contrato. Es preferible que tengas una persona de confianza o que tú mismo (a) lo recojas.

-       Consigue un experto en seguridad virtual para acceder al llamado servicio “Nana virtual”, que es una moderna y poderosa herramienta para tener monitoreado a los menores (colocar filtros a páginas nocivas y protegerlos de pedófilos).

-       Habla con tus menores sobre las medidas de seguridad que deben tomar siempre, no esperes que lo hagan en el colegio y si no sabes cómo tocarlo, pide apoyo profesional. Y recuerda que ser padre implica que sepas expresarte, luchar por ser más culto, que tu hijo (a) te tenga confianza, no lo trates como tonto, prepáralo para saber la diferencia entre lo bueno y lo malo, no le ocultes verdades evidentes porque al crecer le será más complejo superar la frustración si no se lo enseñas.

-       Si bien cada quien es libre de vestirse como le guste, tengan en cuenta que existe violencia en las calles, peligros y muchas veces tantas jovencitas se exponen a que les falten el respeto por sus diminutos atuendos y los padres no les enseñan a sus hijas el hecho de que una dama no se viste como alguien que trabaja en un nigth club. Tantas veces he visto chicas quejarse de gente depravada en la calle intentando atacarlas, y muchas de ellas vestían como les cuento.


A LAS VÍCTIMAS DE VIOLACIÓN

-       No se queden con aquel dolor por dentro sin sanarlo, sin hablarlo con alguien especial (especialista, guía espiritual, progenitores, el familiar que decidas) porque posiblemente sea hoy la causa de muchos temores, emociones que no manejas y estados de ansiedad y depresión que no te abandonan.

-       Si no hiciste una denuncia por vergüenza, miedo y han pasado ya muchos años, de igual modo debes sacarlo de ti y exponerlo y mucho más si tu agresor es parte de la familia o grupo de amigos de tu casa. Y toma en cuenta que quizá esta persona sigue atacando a otras y solo de ti depende dar un primer paso para evitarle a gente inocente lo mismo que tú has vivido.

-       Si lees este post y en estos momentos vives algo así y estás chantajeada (o) y tienes mucho miedo de hablar, reza muchísimo al creador, con infinita fe, pídele valor y si no puedes hablar escribe una nota para tus padres o hermanos, pero habla, habla porque nadie tiene derecho de dañarte como lo hace, porque la verdad siempre libera y porque naciste como todos para luchar aún en medio del más insoportable dolor. No calles, no temas y denuncia la situación para salir de la pesadilla que vives.

-       Denunciar una violación es un trámite complejo, doloroso y humillante en nuestro país, pero toma en cuenta que aquella etapa del camino es necesaria para hacer justicia y aquella persona sea alejada de las calles y permanezca tras rejas, muy lejos de más posibles víctimas.

-       Busca mucha ayuda espiritual. Y recuerda que el dolor inmerecido es algo en ocasiones, inevitable y las escenas traumáticas que viven en tu mente o has logrado bloquear te dañarán mucho más si no te sostienes de la infinita fe y consuelo del creador.

Y si piensas que Dios no te protegió de vivir algo así, no puedo contradecirte, pero si decirte, que la ignorancia emocional, maldad, descuido de tus progenitores, violencia social, etc, no es culpa del creador, es responsabilidad de los hombres que han caído en oscuridad y quizá este dolor que viviste y vives aún te hará más bella el alma porque al aprender de este, se fortalecerá tu interior, podrás ayudar a otros, perdonar y avanzar en la vida con las misma posibilidades de todos de ser feliz, construir tus sueños, llegar donde tu esfuerzo y calidad humana te lleve.

-       Sugiero que acudas a terapias además de terapéuticas y espirituales, de tipo holístico. Busca expertos en desbloque de chakras (maestros reiki), sanación con cristales, cuencos tibetanos y sobre todo, teniendo que todas ellas van orientadas reordenar tu energía que con aquellos episodios ha bloqueado importantes chackras que estando dañados te hacen vivir en miedo, ansiedad, depresión, desconcentración, postergación de metas y fobia social.

-       Aprende a pensar y tras sanar tal dolor, avanza hacia el presente y el futuro, decide no dejar tu mente en el pasado y mucho menos permitir que el hecho de ser víctima te haga asumirte así siempre y permitir maltratos actuales en otras áreas de tu vida como la afectiva.
Muchas víctimas de ataques sexuales poseen fuertes estados de apego afectivo, dependencia que las (los lleva) a aceptar nuevos maltratos de sus parejas, incapacidad de poner límite, miedo al abandono y crisis de aflicción constante.

-       Si notas que tras aquel episodio, tu temperamento es nervioso, apagado, ansioso, irritable y no logras salir de este, busca ayuda terapéutica profesional unida a la espiritual y ve paso a paso reordenando tus metas, sueños y todas las posibilidades de construir ty felicidad.

-       Si bien jamás podrás borrar lo vivido, adormecer el recuerdo luego de aceptar el dolor inmerecido, te brindará la voz, el temperamento y la actitud fuerte para afrontar los días del mejor modo, teniendo presente que siempre es posible volver a sonreír y renacer.

-       Cuida mucho de a quien confías lo que viviste, porque no todas las personas saben escuchar con compasión y mucho menos poseen el don de consejo. Abre los ojos y busca la ayuda donde tu corazón sabe puede hacerlo.

Quiero expresar mi especial afecto y gratitud a cada una de las personas y pacientes que a lo largo de todos estos años me ha buscado para apoyarlos en este episodio. Escucharlas ha sido impactante, doloroso y sin embargo, considero que si un granito de arena pude contribuir a que hoy tengan más paz, con ello, ya me basta para sentirme muy agradecida con el universo y los cielos.

Jamás olviden que el creador coloca ángeles en su camino, situaciones y abre las puertas que necesitan para llegar donde necesitan y merecen. Sin embargo, para lograr dicha conexión, necesitan entregarle todo el corazón, darse con amor a todo lo que hacen, aceptar las esencias y asumir valores esenciales en el interior con firmeza. Un abrazo grande con luz para todas ellas (ellos) y desde Zéfiro recuerden que siempre habrá aquí algo para quien lo necesite.

Comparto esta oración especial con ustedes por la sanación de sus heridas emocionales:

  ORACIÓN DE SANACIÓN POR HERIDAS                  
                      EMOCIONALES

Que no haya duda en tu interior, en tu mente, en tu alma, en tu corazón; acerca de la presencia de Jesús Vivo y de su poder sanador hoy.

Padre Eterno, en el Nombre de tu Hijo Jesucristo me presento delante de ti. Con tu Santo Espíritu, con su Divina Luz ilumíname y descubre Señor las heridas que hay en mi corazón, sáname Señor, en el Nombre de Jesús.

Señor Jesús, que tu misericordia me invada, te doy gracias por mi existencia, tu me has creado, dígnate Señor acompañarme en el itinerario de mi vida, hoy, desde el comienzo de mi concepción hasta el momento presente.

Sáname Señor de toda herida que haya alcanzado mi corazón emocional, que haya afectado mí sensibilidad, mi memoria, mi imaginación, mi voluntad, mi alma, mi cuerpo, mi ser; libérame de toda atadura, de toda cadena que me tenga esclavo.

Deseo ser libre Padre Eterno, por tu Santo Espíritu, para poder entregarme alegremente a tu servicio y para ayudar a mis hermanos.

Jesús mi Señor: para Gloria del Padre Eterno, yo me entrego completamente a ti, en mente, cuerpo , alma, espíritu y corazón, con todos mis sentidos, con todo mi ser, con todo lo que soy, con todo lo que hago, con todo lo que tengo, tuyo soy, te pertenezco.

Señor Jesucristo, Tú eres el Hijo de Dios, nacido de la Virgen María; gracias porque entregaste tu vida en la Cruz, y con tu Sangre nos rescataste; haz resucitado y vives con nosotros y quieres llevarnos a tu Gloria Eterna.

Dios de Misericordia y de Bondad, eres Dios de Perdón, porque eres el Amor, te pido perdón por todos mis pecados, de todo corazón.

Padre Eterno por el poder de tu Hijo Jesús, por su Nombre, por su Sangre Redentora y por su Santa Cruz, por el poder de tu Santo Espíritu, por las Heridas de sus manos, de sus pies y de su costado; por la agonía de Cristo en el huerto y en la Cruz, por el Dolor emocional que Cristo padeció viendo el sufrimiento de su Santísima Madre.

Yo te pido Señor, libérame y sáname en las profundidades de mi ser, hasta mis raíces.
Libérame y sáname de todo el mal que hay en mí y que tu conoces Señor, libera mi inconsciente, libera mi subconsciente, libera mi conciencia, de todo aquello que me haya podido herir, en mi amor, voluntaria o involuntariamente.

Libérame y sana mi espíritu de todo sentimiento egoísta.
Libérame y sana mi espíritu de todo orgullo de autosuficiencia, de juicios temerarios.

Libérame y sana mi memoria Señor; libera y sana mi memoria del recuerdo doloroso, de la historia de todo aquello que ha causado aflicción en mi alma.

Libérame y sáname Señor, de toda duda acerca de tu Amor, de lo que me hace dudar de tu bondad, de tu misericordia con la cual me perdonas.

Libérame y sana mi voluntad, de toda debilidad; Ayúdame Señor a renunciar a lo que sea necesario para poder hacer el bien y rechazar el mal.

Libera mi corazón y sánalo de toda ansiedad, de toda angustia, de todo miedo, temor, de toda fobia que me mantiene encerrado, que me aprisiona.

Ayúdame y libera en mi Señor la capacidad para perdonar. A quienes me han hecho daño, consciente o inconscientemente, les perdono de corazón por siempre y sin condición, en el Nombre de Jesús nuestro Señor.

Señor Jesús visita a quienes yo he ofendido; a quienes yo he herido, visítales con Tu Santo Espíritu; a quienes herí con palabras, con gestos, con actos, con ofensas, toca sus corazones y sánales; libérales, para que ellos también me puedan perdonar.

Padre Eterno, sáname y libérame de todo aquello que me ata, por no haberme aceptado así como soy, como nací: con mi sexo y mis rasgos físicos, con mis debilidades, con mis incapacidades, con mi carácter, con mi temperamento, con mi cobardía.

Te doy gracias Señor, por la liberación y sanación que tu me das ahora; gracias por Tu Amor, yo se que Tu estas aquí, que ha tocado mi ser; Yo creo en tus promesas Jesús, son verdaderas; haz dicho “Todo lo que pidáis al Padre, en Mi Nombre, sea lo que fuere, yo lo haré”. En ti confío Padre Eterno, en ti confío Jesús y Espíritu Santo, te alabo Trinidad Santa, te exalto eternamente.

A ti María Santísima Madre Celestial, gracias, por ser mi Madre intercesora, mi compañía. Amén.

Ahora les dejo esta bella melodía para que recuerden que a los seres de luz les atrae mucho y es un modo de darles amor y conectarse con ellos. Por ello, que jamás falte en tu casa, espacio, ambiente o cuando estás en soledad música especial para atraerlos y vivir en armonía.

No olvides respirar bien, comer sano, hacer el deporte que te haga feliz y cultivar el intelecto e interior para ser mejor persona cada día.


Manjari (Bendiciones)