ESTEREOTIPOS DE TIPO, PRESIÓN DE GRUPO Y TOMA DE DECISIONES DE ESTOS TIEMPOS. (POST 354 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)





Queridos amigos el tema de hoy es “Estereotipos, presión de grupo y toma de decisiones en estos tiempos” y va dedicado para Cecilia, Vania, Sandra, Polo, Renato y Augusto, quienes esperan este post.
Los estereotipos y prejuicio operantes dentro de las sociedades siempre han contribuido a que elevados porcentajes de personas tomen ideas impuestas por determinado ídolos de medios de comunicación, así como grupo específicos, hasta que con el paso de las décadas se convierten en “proyectos ideales de felicidad” porque el cerebro pasa a convertirlas en “convicciones”. Sin embargo, muchas alcanzar tales ideales vienen causando ansiedad, estrés y depresión en quienes las proyectan.

Por ello, desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre algunas de ellas e intentar reflexionar:

1.- Mujeres que desean tener un hijo asumiendo el rol de “madres solteras”. Este fenómeno social surgió con fuerza en Europa y países más desarrollados en mujeres independientes, con estabilidad económica que no habían hallado la pareja adecuada o no creían en las relaciones de pareja o porque habían decidido permanecer solas.

Por otro lado, según estudios realizados por ejemplo en España y Alemania, hoy un 15 por ciento de mujeres entre 30 y 40 años deciden tener un hijo porque también se les han presentado complicaciones en procesos engorrosos de adopción. A ello se une el boom de las ofertas de clínicas de fertilidad y reproducción asistida, lo cual permite que muchas damas que tienen el anhelo de ser madres puedan acceder a ello. Sin embargo, tal decisión no es un indicativo de que la mujer que lo decida podrá afrontar emocionalmente la situación y será lo adecuado para la criatura.

¿La razón?. No todas las damas que anhelan ser madres por su deseo de ver concretado su rol materno poseen madurez emocional, ese es el eterno debate al respecto.
Y me refiero al tema porque por ejemplo, en el caso del Perú, donde los niveles de lectura son bajísimos (de un libro a medio libro al año, según estudio de la Biblioteca Nacional a fines del 2012) y a ello se une el crecimiento de los estilos de vida superficiales y baja en los niveles de comunicación familiar, muchas damas sueltan como se dice criollamente “a boca de jarro”: 

“Voy a tener un hijo sola, yo puedo sola, no necesito a un hombre” y cuando se les observa y analiza, resulta que no pueden manejar ni sus mínimas decisiones a nivel afectivo y comunicación por ignorancia emocional.

Entonces mi reflexión para estas damas que consideran que “tener un bebé” es hoy como pedir un niño por “delivery” es la siguiente: No es posible que por seguir estereotipos, comentarios de familiares como “ten un hijito para tu vejez”, etc, decidan creer que es correcto decidir tener un hijo “como sea” y “con quien sea” u optar por reproducción asistida porque el niño crecerá y preguntará su procedencia y muchas quieren ocultárselo de por vida y otras les dicen a la criatura que su abuelo es “su único padre”, hasta que pasan los años y algún familiar suelta la verdad  y le dice al hijo (a) que su mamá recibió un tratamiento de inseminación artificial y que nadie conocía a su padre porque fue un donante, etc

Existen casos más desesperados, donde la mujer obsesionada con su idea de ser madre busca aventuras sin cuidarse; otras llegan al extremo de decirle  a su amigo cercano si no les “harían el favorsito”  de ayudarlas a ser mamá, pero ellos jamás deben preocuparse por nada porque no cuentan.

Sin duda es un tema espinoso, pero así cada quien pueda decidir, lo cierto es que si un niño nace de una mujer soltera que posee además un círculo familiar (padres, hermanos y abuelos complicados) la criatura vivirá doble conflicto, porque no solo no conocerá jamás a su padre sino que ingresará a un circulo de comunicación que lo dañará emocionalmente.
Por otro lado, muchas de estas madres solteras por decisión, son sobreprotectoras en extremo y con los años han criado un hijo que pasó de convertirse de su sueño a su dolor porque será tirano con ella.

El ser humano deber aprender a pensar con juicio, interiorizar y por encima de todas las cosas “ser bondadoso y justo”, pero los estereotipos, modas y presiones sociales convierten a los individuos en egoístas, omnipotentes e irresponsables emocionalmente.

2.- Estudios de post grados como regla rígida para ascender: Lamentablemente es la exigencia de moda de muchas empresas e instituciones y me refiero al boom de las “maestrías” en todas las carreras y al respecto puedo dar fe como docente universitaria que cantidades impresionantes de personas estudian maestrías por presión social, competitividad y no escogen especializaciones que realmente les sirva en todos los casos.

He visto y he tenido alumnos de post grado que han intentado pasar cursos en la maestría con trabajitos mediocres, sin ánimo y el pretexto es “Ay profe ud sabe, uno trabaja de día, no sea malita con el puntaje que me he amanecido” y siempre he contestado cosas fuertes y tajantes a mis estudiantes cuando noto que buscan disimular su dejadez y ausencia de compromiso intelectual.
También he observado que los estudios de post grado son para muchos jóvenes adultos el “club de la diversión y juerga” porque los níveles de exigencia académica latinoamericanos son cada vez más bajos, la ley del mínimo esfuerzo opera y la idea es comentar que se hace un post grado.

Y mis respetos y mejores deseos para quienes estudian por convicción, pasión, compromiso y deseo de servir mejor porque es gente escaza  y son quienes contribuyen al desarrollo en las sociedades.
Hoy, muchos trabajadores se deprimen y comentan ansiosos que aún no tienen dinero para hacer el post grado y se sienten menos que los que si los tienen, hacen de esta nueva exigencia un motivo de sabotaje emocional, desarrollan frustración, ira e introversión.
Sin embargo, que importante sería que los profesionales elijan continuar preparándose con convicción, entrega y compromiso desde elecciones reflexivas que los ayuden a servir mejor. No basta ver un folleto para elegir especializaciones, hace falta investigar qué materias incluye y en qué medida las mismas contribuyen al crecimiento, plenitud intelectual y emocional

3.- Realizar celebraciones a la moda y usanza actual: Con este rollo arrancan las madres escandalositas, competitivas, sin oficio y sobre todo con altos níveles de complejos cuando viven planeando que sus hijos tengan “la fiesta de moda”, lo mejor de lo mejor para que sea comentada en todo el colegio, entonces consienten, compran y compran impulsivamente, reciben a gato, perro y pericote en sus casas sin observar, se pelean con el esposo a morir por dinero, exigen y exigen “porque son madres ejemplares” y en el fondo solo son “caóticas” y las causantes principales de que sus hijos crezcan sin autonomía, sin humildad, sin tino y sobre todo vivan de modo superficial.

En muchas de estas fiestas de colegiales abundan las bebidas energetizantes que las mismas madres que no leen etiquetas compran, imperan conductas precoces a nivel afectivo y “pasarlo bien”, el culto a la diversión sin límites es lo que cada vez exigen más los jovencitos de padres que no coordinan ni poseen un rol de comunicación valioso son sus progenitores.
4.- Adquirir tecnologías en abundancia aunque no se usen para nada importante: Según estudios neurológicos, un niño no debería usar un Smartphone hasta los doce años, pero en el Perú vemos niños de 3 y 4 años manejando tablets, video juegos y en una casa cada vez abunda más aparatos virtuales, se habla menos y cada quien en su mundo sin charlar, ni mirarse, sin compartir, sin divertirse realmente de modo sano y dejando que las distancias quiebren el amor en su totalidad.

Pero la “moda y presión de grupo” vuelve locos a los padres superficiales y a los jovencitos acostumbrados a que todos se les otorgue sin esfuerzo porque no quedar mal es una necesidad que los llena de rabia sino se soluciona.
Otras “nuevas convicciones de estos tiempos que están volviendo a las personas más ansiosas, intolerantes y depresivas son:
a) Miedo a envejecer: El boom de las cirugías por miedo a la decrepitud vuelve a varones y damas esclavos de todo tipo de tratamientos para evadir el paso natural de los años; vemos a damas mayores hablar y comportarse de modo tan extraño, irreconocibles en rostro, disforzadas en acento y vocabulario, sin autenticidad, sin charla posible profunda,  sin humildad, sin cultura, sin bondad consigo mismas y evidentemente presas de su ego que las deja más viejas y más oscuras pese a todo lo que se hagan.

b) Culto al cuerpo: Los índices de anorexia y bulimia crecen en los colegios y por ejemplo una paciente de quince años me contaba que dos de sus compañeras lo eran y una de sus madres le permitía incluso “hacer dieta” y pensaba sorprendida  ¿hasta donde llega la ignorancia emocional y ausencia de información?.

Luego si caminas por Lima puedes observar a estos pobres varones adictos a los músculos, consumidores de anabólicos, proteínas y cuanto suero milagroso los haga parecer grandes y poderosos, con consecuencias como la agresividad, ansiedad, desconcentración, trastornos de personalidad, etc. Varones sin madurez que compiten en el gimnasio por ver quien logra más masa moscular, varones sin alma que creen ilusamente que una mujer inteligente podría mirarlos con mayor admiración; así como damas presas de su imagen y si se detienen a observar sus miradas, absolutamente ninguno de ellos transmite paz  y mucho menos felicidad porque no la tienen ni son felices ante su incapacidad de ser ellos mismos y el vivir obsesionados con perfección física.

Solo son personas presas del ego que han elegido no amarse, sino amar lo que los demás crean de ellos (as) porque no se conocen, no tiene  idea de qué talentos tienen y son como robots del estilo de vida superficial que aumenta en el mundo.

c) Compra de objetos de marca para presumir: Los enfermitos de las marcas que hacen puchero si la etiqueta no es tal.
Les comento que se hizo un experimento en Buenos Aires hace poco tiempo y a 80 chicos adictos a marcas de polos se les colocaron prendas “imitación” en el stand del local de la tienda original, y resulta que solo tomaron la prenda, caminaron autónomamente hasta hallarla, solo eligieron el color y a pagar directo.

Cuando se les dijo que no eran originales se indignaron de tal modo que acusaron con denunciar a los dueños de la tienda, pese a que se les devolvió el dinero gastado. Y  cuando se les preguntó porque tal fijación con la marca, un 70 por ciento de ellos afirmó que sino poseen la marca que les gusta sienten que se ven mal vestidos, intranquilos, insatisfechos, y solo treinta por ciento afirmó que realmente no notaron para nada que era una imitación y que la marca elegida era una costumbre familiar que les costaba dejar atrás, una vanidad. 

Sería bueno preguntarse si es posible que todas las personas consideren que pueden ser felices alcanzando estilos de vida y actitudes similares. Estoy plenamente segura que si las personas eligieran conocerse mejor, cultivarse, asumir talentos y tener claro hacia dónde van, cómo desean servir y qué valores y convicciones eligen para sentirse en paz tendríamos sociedades más sanas emocionalmente, mas cultas, más generosas, menos violentas y los valores sólidos darían pie a relaciones humanas más exitosas, profundas y comprometidas.

Ser maduro es un proceso doloroso decía el genial Camus y Einstein comentaba que el presente, el pasado y el futuro eran como autopistas en el espacio a las cuales cada quien podía acceder si alcanzaba la “zona mágica” de conexión emocional especial, que no es otra cosa que la autenticidad que viene de la procedencia única e irrepetible de cada quien.

Y del modo en que se avizoran los tiempos, se hace necesario que las personas “desaprendan” aquellos estilos de vida y convicciones que los hacen infelices.

Ahora les dejo esta canción como plegaria especial por todas las personas que viven prisioneras de sus miedos, inseguridades y ego, por todos aquellos que no pueden ser libres por dentro pese a proceder de la divinidad. Ojalá que esta canción se los recuerde y los haga mirarse con humildad para renacer.


Que tengan una bellísima semana, ángeles para el camino y chispitas de luz para sus proyectos
Manjarí (bendiciones)