"CÓMO MANEJAR LA NECESIDAD DE APROBACIÓN Y ACEPTACIÓN PARA SENTIRSE MOTIVADO" (POST 356 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)



Queridos amigos, el tema de hoy es “Cómo manejar la necesidad de aprobación para sentirse motivado” y va dedicado a Milagros, Brescia, Lourdes, Jorge y Saúl.
Existen diversas razones por las cuales determinadas personas necesitan sentir aprobación, aceptación y reconocimiento constante para sentirse motivados a tomar decisiones, concentrarse en proyectos y alcanzar equilibrio emocional. Desde Zéfiro abordaremos por qué surgen y como aprender a manejarlo.

1.- Infancia y adolescencia con progenitores rígidos y críticos: Cuando una persona ha vivido con un padre o madre duro, intolerante, crítico, con tonos hirientes y aplicando comparaciones, las lesiones emocionales son: ansiedad, depresión, introversión, miedo a tomar decisiones, postergación de metas, frustración, irritabilidad, entre otros.

Este tipo de personas es más proclive a ser susceptible, teme el rechazo profundamente y cuando no han llevado una correcta terapia emocional, su forma de pensar no es la adecuada y pasan los años e ingresan en estados ansiosos, apáticos y hasta depresivos  porque temen que sus proyectos o a lo que se dediquen no será exitoso, se comparan con diversas personas y les atormenta pensar que nunca es suficiente el esfuerzo.

2.- Complejos de inferioridad por bullying en el colegio, entorno, grupos específicos: Cuando un niño o adolescente ha pasado malos momentos por burlas y criticas especificas en el colegio, entorno o familia, es altamente posible que al crecer, los complejos de inferioridad de tipo físico, intelectual, social y hasta religioso se conviertan en actitudes específicas como: vivir a la defensiva, necesidad de competir por ego, tendencia a la envidia, frustración, incapacidad de sentirse exitoso pese a los logros.

Este tipo de personas vive sin paz porque su forma de pensar inadecuada los vuelve ansiosos, depresivos, impulsivos y su mayor preocupación es sentir que pueden ser reconocidos. Suelen ser en muchos casos el tipo de personas con tendencia a desórdenes alimenticios, imitación de ídolos mediáticos, superficialidad, ego y narcisismo, compras compulsivas, irritabilidad cuando sienten que el resto o alguien especial es más exitoso.
Al sentirse apartados y minimizados por su incorrecto modo de pensar, este tipo de personas no se motiva por nada mucho tiempo, no culmina sus proyectos y se frustra cuando siente que las cosas no salen como esperaba.

3.- Estilo de vida superficial (light): Cuando se ha crecido en un hogar donde los progenitores o tutores son esclavos de su imagen, el qué dirán y el hiper consumo selectivo para demostrar éxito y estatus, aquella persona crece esclavizado a la mirada de los demás, le preocupa demasiado lo que piensan o dicen de él (ella) y paraliza sus proyectos, metas, sueños cuando cree que las cosas no salen bien. Suelen ser individuos que siguen a la masa superficial, que no han descubierto sus reales talentos, no poseen mundo propio y no saben estar solos consigo mismos.
Por ejemplo, es gente que un fin de semana necesita hacer lo que hacen los demás, como ir a divertirse a lugares comunes, seguir rutinas de vida de grupos, etc. Y cuando no pueden hacerlo, se desmoronan, sienten que serán criticados, que no son exitosos y viven el tormento diario de auto condenarse.

CÓMO MANEJAR LA NECESIDAD DE APROBACIÓN.

Lo que debes aprender a pensar:
1.- Cada quien es un mundo, no existen personas iguales y si bien los humanos realizamos algunas actividades comunes, cada quien lo hace según su tipo de personalidad y temperamento.

2.- Debes decidir comprender y perdonar la forma de pensar y proceder de tus progenitores, porque la ignorancia emocional, enfermedad, falta de cultura y heridas del pasado de los mismos contribuyó a que muchos de ellos procedan de modo incorrecto. Y si vives esperando que a la vejez tu padre o madre sea distinto (a) para tu sentir paz, solo conseguirás frustrarte. Debes aceptar sus esencias con humildad, aprender de la prueba de fe, ser más fuerte y luchar a pesar de todo, como lo hacen los hombres dignos de fe que valoran el regalo de la vida.

3.- Cada quien posee talentos distintos y frustrarte al compararte con equis personas es una mala decisión porque implica incorporar a tu mente “castigo y auto exigencia” y no existe peor situación que observar una mala copia de lo que hace alguien en particular.

4.- Si tienes un proyecto, sueño o proyecto en particular, elabora un esquema del mismo, enamórate de todo lo que involucra hacerlo, apasiónate del tema y solo por el hecho de disfrutarlo, ya debes sentirte motivado.

5.- Si elaboras un proyecto solo esperando que le agrade a todos, dejarás de concentrarte, de disfrutarlo y de motivarte porque vives pendiente de las opiniones de los demás, olvidando que mucha gente es envidiosa, cobarde para asumir ciertos retos profesionales o simplemente negativa a todo nivel y eso no depende de ti.

6.- Has las cosas por amor y deseo de servir, porque la energía que le impregnas a las cosas las hacen posibles, porque las buenas intenciones llevan energía positiva que el creador siempre observa.

7.- Si te pones en el lugar de los demás, si aprendes a reconocer su estilo de vida, nivel cultural y tipo de personalidad, las actitudes extrañas de cada quien dejarán de cobrar interés para ti; es decir, dejarás atrás aquella susceptibilidad ante la crítica que te lleva a desmoronarte y dejar de lado tus decisiones importantes.

8.- Aprende a valorarte, respetarte y amarte con humildad: no eres mejor que nadie y se aprende de todo y de todos hasta que el creador nos regala la lucidez. Sin embargo, debes comprender que cada quien va a ritmos distintos en todo aspecto y eso depende de la personalidad, del nivel de cultura, de cómo cada quien decide aprender a mirarse con humildad y de la constancia.

9.- Si en algún momento te topas con personas negativas que solo saben ser conflictivas y ello impide que ciertos proyectos salgan adelante como quisieras, aprende de la situación y prepárate para cambios de vida, rumbo, tomando decisiones que te permitan alcanzar paz. Y no insistas en remar contra corriente por ego o capricho, porque con ello solo te sentirás más deprimido y desmotivado.

Recuerda que la gente sabia protege su interior y si te coludes con la negatividad de otras personas nublarás tus talentos y tu capacidad de crecer. Y no olvides que a veces toca vivir dolor inmerecido para fortalecer el espíritu, y es entonces que tu fe debe crecer para hallar en nuevos comienzos lo que mereces.

10.- Busca desarrollar la independencia para poder tomar las riendas de tu vida y sentirte en paz, porque solo quien respeta su esencia y lucha por sus sueños propios vive con dicha.

Y recuerda que es posible que a tus padres nos les cuadre muchos de los sueños, proyectos o talentos que posees, pero con el tiempo, si luchas por ser independiente y los llevas a cabo y todo sale bien, les quedará callar y reconocer que sus temores los hacían querer frenarte.
Y para ser independiente debes decidir orden, disciplina, constancia, creatividad, buena socialización y juicio. Hoy miles de jovencitos terminan todo más tarde, son más despreocupados, les falta como en broma les digo: “les falta un cohete, pilas, les falta pasión y deseo de ser libres para volar por sus metas, olvidan que la vida es un suspiro y si se la pasan esperando la aprobación de todos, pasa el tiempo que no vuelve y en la vejez lamentarse carece de sentido”.

11.- No le des poder en tu mente a lo que digan los demás de ti, a cómo te miran o juzgan si de nada debes avergonzarte. Recuerda que la gente honesta y limpia de corazón mira de frente, camina en paz y descansa con alegría porque no necesita sentir que los demás o alguien es especial lo apruebe o acepte; no es posible caerle bien a todo mundo, mucho menos dependes de alguien en particular para ser feliz si recuerdas que “Naces solo, mueres solo y los que te rodean, incluso tu sangre son personajes de esta vida para ayudarte a madurar, pulir el alma y ser feliz”.

12.- No esperes absolutamente nada de nadie, solo del creador y de quien lo lleva dentro, porque si una persona es vacía a nivel espiritual, es más proclive a vivir con confusión, temores, complejos y comete errores una y otra vez conscientemente porque la peor atadura del alma es la necedad. Te queda perdonar, compadecer y orar por aquellas personas que van por la vida dañándose y dañando a los demás porque han elegido vivir en zozobra y solo podrán despertar cuando vean sus sueños rotos y reconozcan con dolor, que solo quien vive de manera correcta y honesta alcanza situaciones positivas.

Algunos pacientes de coach emocional me contaban entre lágrimas que sus padres o equis persona jamás les había brindado aprobación por algún proyecto o tarea cumplida y sentían que para ellos jamás era suficiente y les conteste:
“Eres tú, a pesar incluso de tus padres, a pesar de todos y el solo hecho de impregnarle amor a un propósito, sueño, proyecto, debe ser un incentivo para ti, porque disfrutas el proceso creativo, el esfuerzo, la construcción y debes ofrecerle tu esfuerzo al cielo, porque todo acto de amor que es bondadoso y genuino abre la puerta indicada en el momento adecuado”.

13.- No esperes que todas las personas estén de acuerdo con tus decisiones, estilo de vida y actitudes, porque debes tener presente que algunas personas son prejuiciosas, rígidas en su modo de pensar, distintas, así de simple. Pero si tu disfrutas lo que haces y te va bien, entonces “adelante si retroceder” y pasa, pasa de largo, ante quienes solo busquen sabotear tus proyectos, no te pongas a discutir con gente que no sabe charlar, no inviertas tiempo en gente deshonesta o necia, no vale la pena, se va la vida y debes ser feliz.

Ahora les dejo esta canción para que recuerden que todo pasa, todo, menos la presencia de la divinidad en un alma que decide ser humilde para aprender, reconocer errores, ser feliz y crecer con voluntad, espero les agrade y acompañe.


Que tengan una linda semana, luchen por sus sueños, proyectos con voluntad, entrenen valores y pidan luz al creador para vivir en paz y caminar de manera correcta.

Manjarí (bendiciones)