CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE EVADIR LA REALIDAD (POST 334 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)


Queridos amigos, el tema de hoy es “Causas y consecuencias de evadir la realidad” y va dedicado para Catalina, Marlin, Teo y Javier, quienes esperan este post.
La forma en que un niño (a) ha sido tratado en el seno de su familia será esencial en el desarrollo de su personalidad. Y desde Zéfiro los invito a reflexionar sobre como en muchas personas evadir la realidad, problemas, conflictos, responsabilidades y hacerse cargo de lo importante posee causas y consecuencias que marcarán la existencia.

Tipos de hogares insanos:

-       Hogares donde existe madre, padre o ambos rígidos, críticos y severos que exigen todo el tiempo con tonos y modos que lastiman al menor y lo hacen sentir con miedo constante al fracaso y lo hacen sentir que al mínimo error será descalificado, criticado, rechazado, etc y lo llevarán en muchos casos a elegir todo aquello que sus padres sugieran, empezando por la carrera y hasta interviniendo en la elección de la pareja.

-       Hogares donde nunca se reconocen errores y se hace uso de ambientes lúdicos, bromistas y todo tipo de regalos para compensar cualquier tipo de maltrato emocional o mala actitud de los progenitores o tutores. Por ejemplo, existen padres que pagan culpas sin pedir perdón a sus hijos y como poseen problemas severos de ausencia de humildad y madurez todo lo solucionan creando ambientes “ideales”, dando costosos regalos, viajes, etc y así hacerle ver al menor que “todo pasa”, que nada es tan grave, que nada es tan dramático y que el tiempo todo lo borra.

Hogares donde los progenitores pelean todo el tiempo, pero para los demás, hacer grandes fiestas, divertirse en extremo, beber y apego malos hábitos son una forma de consolarse de los malos momentos. Es entonces que los menores graban en su memoria las veces que uno de sus progenitores o los dos procedía con excesos de todo tipo (Bebiendo, comiendo en exceso o no comiendo, grandes fiestas, compra compulsiva, apego a la competencia).

-       Hogares donde se les repite a los hijos que se debe llegar lejos para “dar que hablar”, para alcanzar reconocimiento y así ser popular y se les infunde la idea de ser para competir, para ser mejor que el resto alguien en especial y no existe la noción de las palabras “servir”, “aprender”, “humildad” y “compartir”.

-       Hogares donde el uso de la mentira es algo constante y los secretos abundan y el niño (a) crece acostumbrado a ver como sus progenitores proceden siempre de modo deshonesto. Por ejemplo, ver que los padres ejercen la infidelidad e hipócritamente mantienen el matrimonio, padres corruptos, que viven de hablar mal de los demás o les inculcan que ser “vivo” en esta vida implica lograr todo por puertas incorrectas, caminos comprados o de modo inadecuado.

-       Hogares donde la violencia psicológica y física se mezclan y el niño (a) aprende a refugiarse en actividades para en apariencia no estar presente en casa o no mirar lo que ocurre con la absoluta impotencia de que quien es víctima en casa (sea madre o padre) no posee dignidad ni fortaleza para salir del círculo.

¿ De qué forma se evade la realidad?

1.- Evadir responsabilidades (postergar metas) y no saber tomar decisiones. Vemos hoy muchos adolescentes, jóvenes y adultos centrarse en actividades banales y perder el tiempo o buscando actividades que los conduzcan a decir “estoy muy ocupado (a)” porque en el fondo se teme asumir las metas y a menudo existe ansiedad, depresión, apegos a estilos insanos de vida, etc. Se suele seguir conductas de grupos para encajar, para sentir que se pertenece a algo y crearse la idea de que se crece, pero en el fondo, desconocen quienes son y lo que necesitan para tener equilibrio y paz interior.

2.- Evadir el conflicto de todo tipo y esperar “el momento ideal” para así no escuchar “errores” ni reconocerlos porque todos poseen una justificación. Por ello, existen tantas personas que cuando cometen errores lo toman todo a la broma, evaden como fuese hablar del tema y pretenden que los demás ignoren lo ocurrido y no lo tomen tan en serio. Sin embargo, aquí el problema radica que este tipo de personas van por la vida haciendo daño en diversas aristas y nunca son frontales en nada y con nadie, esconden sus sentimientos, evaden sus emociones y prefieren mentir, fingir y hacer todo uso de trampas o proceder de mala manera para llegar a metas específicas y no soportan un “No”, temen el rechazo profundamente y no soportan la idea de la confrontación porque les genera profundo temor y angustia.

Pasan los años y este tipo de personas posee serios problemas de comunicación interpersonal por ejemplo con sus jefes en el trabajo, con amistades, familiares y ni que decir en la vida afectiva, porque aprendieron y les resulta más cómodo mantener la convicción de que los demás deben adaptarse a como son, olvidando que las personas poseen la responsabilidad de madurar y evolucionar. Y así hallamos por ejemplo a muchas personas que son los eternos “payasos” de la fiesta, los en apariencia “tímidos” (as) o aquellos que son tan susceptibles a todo, porque todo les “afecta” y todos deberían entender como son en lugar de mirarse y decidir madurar.

3.- Enfrascarse en relaciones afectivas recurrentes, esperando que la pareja les resuelva los problemas: Por ejemplo, existen personas que buscan una pareja como si fuese muletas para poder caminar. Buscan que les paguen cuentas, que los empujen en todo y por lo general solo se concentran en estar siempre en pareja y cuando no la tienen entran en estados de desesperación y van minando su autoestima porque se sienten poco atractivos (as). Y recurren a todo tipo de estrategias para verse mejor, pero no trabajan su interior ni su capacidad de ejercer talentos y poseen elevado índice de intolerancia a la frustración y grados altos de impulsividad cuando sienten que no logran lo que desean.

4.- Estilo de vida adictivo a todo nivel: Beber en exceso, consumo de cualquier tipo de drogas, afición a las fiestas recurrentes y vida bohemia para sentirse siempre desconectado de la realidad siguiendo ídolos de moda, esperando que los padres u otros les resuelvan los problemas. Este tipo de actitud va en aumento y parece que los padres no saben cómo manejarlo, porque en los colegios tampoco existe una guía profunda a nivel emocional.

5.- Sobre proteger al hijo (s) para evadir vivir la propia vida y no hacerse cargo de sí mismo: Muchas madres y padres poseen elevada obsesión con las actividades de sus hijos. Viven metidas en las reuniones con madres, pegadas al chat de madres del colegio, chismes, etc y buscan competir y que sus hijos lo hagan. La razón radica en que desconocen cuáles son sus talentos y como no han tenido logros, usan la vida de sus hijos como base para tener actividades y por ejemplo descuidan su salud, apariencia, dejan de cultivarse o se desconectan por completo de la pareja porque incluso a veces existen grandes conflictos con este (esta) y vivir la vida del hijo (s) es una forma de no mirar, de no tomar decisiones para ser mejor, para sentirse en paz y agobiar al hijo (s) es su forma de creer que los defienden del dolor.

6.- Imitar estilos de vida de ídolos específicos, perdiendo la identidad desde todo lugar: Si se fijan hoy muchas personas jóvenes y adultos parecen el clon de un artista y hablan tan extraño. Tonos fingidos, alargamiento de sílabas, muecas recurrentes en el rostro, disfuerzo para hablar y buscar llamar la atención, porque crear un “personaje” es necesario para sentir que se posee un lugar, cuando en realidad no existe identidad ni saben quiénes son, ni que los mueve, ni motiva. Entonces un tiempo parecen por ejemplo de look hippie, luego cambian a look light, luego al look rasta, metalero, bohemio, etc, etc.

7.- Trabajar en exceso sin darse tiempo para ningún tipo de actividad para entretenerse, disfrutar, socializar y crecer: Existe gente que trabaja tanto que solo llega  a casa para dormir y vive cansado (a) y de mal humor. No son capaces de ni salir de casa, ven televisión en la cama, jamás acuden a ningún lugar para entretenerse (cero arte, cero viajes, cero amistades, cero socialización) y consideran que nunca tiene dinero, que nunca es suficiente y en realidad evaden tener contacto con personas porque consideran que es peligroso para su integridad emocional y se meten en deudas extrañas de todo tipo para tener más motivos para seguir esclavos (as) de sus oficios.
Consecuencias de evadir la realidad:

-       Postergar metas y no alcanzar metas ni sueños importantes para vivir arrepintiéndose de por vida y encima, quejarse y lamentarse absurdamente.

-       Sentimientos de frustración constante, ira, rabia y cambios de humor porque no se acepta la realidad ni se desea salir del problema realmente y mucho menos tomar la decisión de buscar ayuda profesional y espiritual.


-       Culpa y vergüenza recurrente ante las personas a las que se ha fallado, dañado o sensación de no ser aceptado (a) ni que se encaja en ninguna parte.

-       Apego afectivo y depresión que va en aumento, siendo la carencia de voluntad y ansiedad aspectos que no se tratan porque no se asumen ante la ausencia total de humildad.


-       Buscar culpables de los fracasos o acusar a equis persona o personas sobre los males que se padecen antes de admitir la realidad, porque el ego y la necedad son aspectos tan arraigados en el interior que la vida transcurre del mismo modo, sintiendo estas persona vacío, dolor y carencia de armonía, viviendo así una vida monótona y rutinaria sin sueños que muevan el interior.

-       Ser dignos de desconfianza y descalificación donde vayan, porque nadie cree ni mantiene cerca a personas conflictivas (os), que viven de cambios de humor, actitud, cómodos con máscaras, poses y sin conocerse. Y nadie es perfecto, pero existen actitudes que rebasan donde sea y generalmente se termina por apartarlos de donde sea por búsqueda de paz y armonía.
  
-       Problemas recurrentes con mala administración del dinero, no culminar estudios, cambiar de empleo constantemente, estancamiento profesional. Y es que la personalidad no posee madurez y las emociones conducen siempre al impulso, evasión y ausencia de reflexión.

-       Ausencia de credibilidad a nivel profesional y ausencia de confiabilidad en las relaciones  interpersonales de cualquier tipo.  

Ausencia de paz interior, porque con el tiempo correr, las verdades siempre se imponen y les toca mirar el recuento de los daños, de sus malas acciones y de sabotearse por su propia decisión en el crecer y ser auténticos (as)

Evadir ser auténtico (a), ser alguien transparente y preferir centrarse en el vacío y el ego conducen a historias que se repiten y carencia de paz interior. Mas cada quien elige su camino y recordar a quien se debe requiere fuerza, fe y gratitud con el creador.

Ahora les dejo esta cancioncita que cuenta mucho acerca de ese no hallarse por dentro nunca y sentir que todo cambia, pero que evadir ser alguien auténtico los mantiene en el mismo lugar y vacío interior.


Que tengan una linda semana, ángeles para el camino, luz para sus proyectos

Manjari (Bendiciones)