FORMAS CORRECTAS DE AYUDAR A UN NIÑO A ESTUDIAR (POST 52 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)


Queridos amigos, el tema de hoy es “Formas Correctas de Ayudar a un Niño a Estudiar” y va dedicado con mucho cariño a mis amigas y lectoras de este blog que tienen nenes en edad escolar.

Para muchos padres resulta muy complicado saber guiar a sus hijos en las formas correctas de estudiar, hecho que surge por mal manejo de tiempos y por falta de criterio de algunos.

Algunos padres dejaron de leer hace demasiados años y otros no tuvieron la oportunidad de seguir estudios superiores, por tanto consideran que en el colegio el pequeño (a) lo recibirá todo sin problema.

Y algunas madres suelen desesperarse si los niños no logran aprender las cosas al ritmo que ellas quieren, otras se enfurecen y comienzan a maltratarlos con gritos y frases como “burro, no haces nada bien, solo me traes problemas”, etc, etc sin poder comprender que su hijo (a) tiene dificultades reales para captar y estudiar.

Por ello, desde Zéfiro quiero compartir con ustedes algunas recomendaciones para que logren apoyar a sus niños en la escuela de la manera más saludable.

1.- Eliminar las distracciones que pueden ensimismarlos en actividades inútiles:

Un ejemplo de esto es el famoso uso de “Video Juegos” porque los padres lo compraron sin informare acerca de su uso. Desconocen que estos juegos pueden generar dependencias y llegar a la ludopatía (adicción al video juego).

De modo que si el pequeño ya tiene uno y no logra despegarse de él para estudiar fíjense cuantas horas pasan jugando , y si es incontrolable y el niño llora cuando no lo dejan jugar o se pone rebelde, no les queda más que acudir al especialista psiquiatra para niños, así como a un neurólogo para poder evaluar el problema.

Y si el niño no anda tan enganchado con el tema pues lo recomendable es hablarle, explicarle los peligros de manera amable y darle otro tipo de diversiones como juegos de mesa, paseos, en fin, guiarlo por otros entretenimientos más sanos para que logre así concentrarse mejor en los estudios.

2.- Identificar el temperamento de la criatura y no juzgarla por ello y mucho menos decirle frases hirientes. Algunos niños (as) son super callados, introvertidos, y cuando acuden al colegio parece que los llevaran a un castigo terrible. Con este tipo de pequeños queda hablar mucho, darles mucho cariño, lo cual no implica consentir.

Lo recomendable es sentarse con ellos de manera amable y decirles dulcemente que los van a ayudar estudiar, a guiar sobre como hacerlo y una cosa super útil es contarle lo que debe aprender a través de historias, tipo cuento. De este modo el niño desarrollará curiosidad, verá las cosas de otro modo y poco a poco se irá interesando por aprender con empeño.

Y resulta vital felicitarlo por los logros, así sean pequeños, por sus descubrimientos y si se les ve angustiados por fallar en algo, decirle que nosotros también metíamos las cuatro a su edad, pero aprendimos a mejorar.

3.- Si los pequeños (as) son hiperactivos (as) y no logran concentrarse con nada, se paran, corren y no tienen nada de calma, pues lo primero que hay que chequear es su dieta, es decir todo lo que come. Debe reducirse el uso de azucares, colorantes y chocolates que logran contribuir al aumento de su ansiedad.

También es importante elevar en ello el consumo de omega 3 que se encuentra en aceites, pescado y darles toda la cantidad de batidos de frutas y verduras para que sus cerebros estén óptimos y combatan así la fatiga.

Recomiendo a todos los padres adquirir el libro del investigador peruano Sacha Barrio de título “La Revolución de las Grasas”. Allí encontrarán todas las explicaciones sobre cómo debe cuidarse la alimentación para ser saludable y sobre todo lograr el mayor rendimiento en los niños. Hallarán recetas para sus desayunos y explicaciones sobre como combatir ciertas enfermedades. Lo encuentran en librerías y super mercados de Lima.

En casos donde la hiperactividad del pequeño es alta queda consultar al neurólogo infantil para descartar el famoso “Trastorno de atención”, complicación que de 10 niños suelen tener 4 o 5 según informes de la OMS y se caracteriza por un desbalance químico en el cerebro de los niños que les impide concentrarse y controlar ciertos impulsos.

La mayoría de casos diagnosticados se medica por un tiempo y no por ello los padres deben pensar que es una tragedia, mucho menos sentir vergüenza del nene, hacerlo callar o decirle que es una cruz en la vida. Esas frases hirientes y actitudes contribuyen a desarrollar baja autoestima y sobre todo a desarrollar rencor y resentimiento del infante hacia los progenitores.

4.- Si el pequeño (a) demuestra poca destreza en materias como matemáticas o lenguaje, deben recordar que este tipo de habilidades no son iguales en todos los niños y algunos requieren apoyo extra de un profesor particular, sin que eso sea un motivo para culpar a la criatura. Y es que por más que se esfuercen todas las mentes no poseen las mismas habilidades y ver a los hijos con comprensión es parte del amor que se les debe demostrar.

5.- Evitar hablar en tonos hirientes o sarcásticos a los niños es uno de las reglas de oro más importantes para mantener el equilibrio emocional de los menores porque esos tonos y miradas de acusación crean en ellos miedo y angustia. Sin embargo, si es preciso ser firmes y hablarles con seriedad para trasmitirles su disconformidad cuando ven que no ponen de su parte o hacen rabietas sin sentido; la sobre protección y engreimiento excesivo contribuye a que los pequeños no respeten los valores ni las reglas de casa

6.- Regalarles enciclopedias y enseñarles a buscar información con paciencia, dándoles detalles desde lo que significa un índice hasta un capítulo y así con paciencia los pequeños lograrán ser muy independientes a la hora de hacer sus labores.

7.- Si notan que por una tarea o texto que se les complica aprender los niños se ponen de mal humor, intentar leer de lo que se trata y calmarlos explicándoles con el mayor detalle que se pueda los caminos a la solución.

Esto no es fácil para padres que son menos preparados, pero todo es un esfuerzo y poniendo empeño y buscando con los niños el material que necesitan todo se hace más fácil y no hay excusas para decir que no les da tiempo porque si laboran sus niños pueden llamarlos a la hora del almuerzo para que ustedes les den luces y al llegar a casa ya ellos encaminados poder haber avanzado estudiando.

La meta es lograr que ellos poco a poco disfruten investigando y aprendan a solucionar sus quehaceres. Por tanto, los gritos, la intolerancia y los castigos absurdos no son el camino

8.- Sacar carnets de las principales bibliotecas de Lima: Biblioteca Nacional (San Borja), Centro Cultural Ricardo Palma (Miraflores), Biblioteca de la Municipalidad de Lima (Centro de Lima), Centro Cultural Goethe (Campo de Marte, Jesús María)

Y también recorrer librerías y zonas de venta de libros como Quilca, Wilson, Plaza Francia. En estas zonas hallarán la venta de libros de todo tipo para poder guiar a sus niños, pero muchos padres ni las conocen por ello desde Zéfiro los invito a hacerlo. No es posible buscar todo de la web porque existe material inexacto y sin fuentes claras.

9.- Felicitar y premiar los logros de los niños en los estudios, pero no con caprichos que a ellos se les ocurra. Es preciso hacerles entender qué regalos son adecuado y porqué, no se puede decir No sin base, a cada No debe existir una previa y clara explicación. Sugiero los juegos de mesa, los juegos de estrategia, de destreza y también la excursiones, viajes, visitas a museos, centro histórico de Lima , cine y colección de ciertos objetos interesantes.

10.- Si notan que no saben como enseñar a los niños y no tienen paciencia con ellos les recomiendo buscar libros y llevar cursos para entrenarse. La mayoría de libros para familia los hallarán el la librería Crisol del Ovalo Gutierrez y los autores son especialistas, es el stand de salud, mente y espíritu que está al fondo del loca.

Nadie nació sabiendo como ser padre, pero esforzarse por sus hijos con amor debe ser un regalo que la vida les da, no una tarea.

Y desde aquí hago un alto para enviarle un abrazo a mí esmerada cuñada Mónica y a mi querido hermano Pedro por su esfuerzo amoroso con sus niños en el arte de ayudarlos a aprender, y los resultados saltan a la vista gracias al cielo.

Y un super abrazo a mis sobrinos maravillosamente tiernos e inteligentes Piero y Martincito. Saben que los adoro, que nunca me canso de contarles cuentos cuando los veo y que son unos genios que regalan luz por donde van y sobre todo mucho amor, Dios y los ángeles los guarde y acompañe siempre.

Ya saben lectores, los niños son especiales, regalen luz y paciencia porque su talento puede tardar es despertar, pero todos nacieron con ello.

Que tengan un día lleno de paz y armonía en cada lugar que acudan y desarrollen la paciencia como virtud.

Manjarí (Bendiciones)