PERFIL DE LA MADRE MADURA EMOCIONALMENTE (POST 381 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)



Queridos amigos, el tema de hoy es “Perfil de la madre madura emocionalmente” y va dedicado a todas las damas que son madres, asumen el rol  y hoy están de celebración: “Feliz día para todas” y desde Zéfiro les envío con mucho cariño mis oraciones, vibraciones y deseos de que el creador y sus ángeles me las cuiden mucho siempre y logren cada día ser felices en tierras de paso.

Y precisamente por ser este día tan especial, el tema que abordamos hoy radica en explicar la importancia de la comunicación con la figura materna, en especial, cuando en estos tiempos donde impera la cultura light y boom de la comunicación virtual.
Por diversas razones, no todos los hogares poseen una familia constituida con la figura madre, padre y en otras la composición existe, pero se mantiene una relación tensa, tirante y los problemas de comunicación abundan. Sin embargo, cuando se tienen hijos, la importancia de la figura materna es esencial, porque en ella el o los hijos buscan afecto, contacto permanente y comunicación, aunque lamentablemente más damas de las que se piensa poseen serios problemas emocionales sin tratamiento que las hace cometer errores a veces garrafales con sus criaturas.

Y considero que si bien muchas mujeres expresan que desean tener varios hijos, incontables de ellas no son capaces ni de manejar sus emociones y quieren embarcarse en tremenda responsabilidad. Por ello, es preciso mirarse, conocerse y a partir de ello, tomar decisiones.

Por otro lado, hoy crece cada vez más la peligrosa decisión que toman muchas mujeres solteras que buscan tener un hijo con quien se los permite, sin importarles el hecho de traer al mundo a una criatura de un hombre que no aman, ni admiran y en muchos casos, jamás su hijo verá, porque solo piensan en cumplir su deseo de maternidad, como si se tratase de traer al mundo un muñeco, sin imaginar las terribles consecuencias de su egoísmo con los años.
Y si bien nadie nació sabiendo cómo ser padre, desde Zéfiro hoy les regalo unos tips a todas las damas que visitan mi rincón, para recordarles y ayudarlas un poquito a cómo deben asumir su rol desde la perspectiva emocional. Ahí les va:

PERFIL EMOCIONAL DE UNA MADRE MADURA Y PROFUNDA EMOCIONALMENTE.

1.- Decide asumir responsabilidades con su hijo (s) sin esperar que ajenos le resuelvan la vida y sin quejarse: Una madre con sentido de la maternidad desarrolla profunda entrega y amor por su hijo, no ve como sacrificio el hecho de tener que dormir menos durante sus primeros años, es tolerante y no se la pasa dando de gritos ni lanzando gritos para que la pareja la ayude todo el tiempo.

Y si bien es necesario que la pareja sea apoyo, hay ciertas labores que nadie mejor que la madre puede y debe hacer, sin por ello vivir gritando a la pareja o reclamándole. Una madre fuerte es resuelta, independiente y genera acuerdos saludables y bondadosos para el bien del hogar.

2.- Decide aprender a comunicarse de manera profunda, justa y saludable: La forma en la que una madre se expresa será determinante para el desarrollo de la autoestima de la criatura. Si la dama no posee tolerancia y le exige que todo sea perfecto o lo sobre protege, sin duda, solo logrará que su hijo desarrolle ansiedad, inseguridad, fobias y depresión.
Nadie nació sabiendo ser padre, pero para ello debe leer, investigar, buscar ayuda profesional, evitar repetir erróneos patrones de crianza en los que quizá fallaron sus familiares.

Otras mujeres sienten que su vida social ha terminado y se frustran, porque se aburren con sus hijos, no les tienen paciencia, jamás les contarían ni un cuento, buscan que los críen sus padres o la nana, y cuando los sacan de paseo, solo saben llevarlos a comer sin hablarles y apenas van creciendo les entregan una Tablet con video juegos para que no los interrumpan. Esta es la triste realidad de como muchas jóvenes madres proceden hoy por ignorancia emocional, falta de cultura y carencia de profundidad.

Si posee naturales discusiones con la pareja, la madre madura, no hará shows en su casa ni buscará que su hijo (s) forme bando con ella para minimizar o ridiculizar al padre del menor. Mientras que la madre caprichosa, infantil y ególatra, se la pasa gritando, derramando ira contra su pareja frente a sus hijos y quejándose de este ante ellos con los peores calificativos, destruyendo así la imagen paterna, y en muchos de los casos, la conflictiva suele ser aquel perfil de mujer inmadura y caprichosa.

3.- Cultiva valores esenciales, como la dignidad,  honestidad, respeto, bondad, valor, justicia, voluntad, servicio, consideración, etc. Y la forma ideal siempre será con el ejemplo, cultivo de lecturas, buen lenguaje, conversación profunda y corrección de errores con pertinencia.

Nadie es perfecto, pero una dama de altura que lleva los valores del creador en el interior, se preocupa por transmitir a sus hijos los valores mencionados para que aprendan a reconocer errores, mirarse, recibir el dolor inmerecido y merecido con fuerza y apasionarse por sus sueños con voluntad.

4.- Transmite las bellas y profundas enseñanzas del creador: Una madre inteligente emocionalmente sabe perfectamente que resulta vital que sus hijos conozcan las dimensiones de la espiritualidad. Y existen muchas madres que por ejemplo obligan a sus hijos a que sigan los ritos religiosos católicos, cosa que está bien, pero es tan penoso notar como ellas proceden todo el tiempo de modo violento con ellos, tanto en trato como en rigidez de ideas, como si fuesen incapaces de dar amor.

Una madre espiritual corrige los errores conversando, explicando las razones de las faltas y las consecuencias a todo nivel. Busca conciliar, observa el temperamento de su hijo (s), conversa con su pareja al respecto, establece acuerdos específicos sobre la crianza y jamás usa a los hijos como escudo para las discusiones.

La fe se transmite con la enseñanza y con los años, los hijos van leyendo, experimentando su conexión con los cielos y de este modo, el amor llega al amor y con él, la armonía. Y si existen momentos malos, imprevistos, tensiones y dolor, la mujer profunda no mete más leña al fuego, busca mantener la armonía y si incluso fuese separada o divorciada del padre de sus hijos, no permite que los mismos desarrollen emociones nocivas como el rencor, odio, egoísmo ni interés ante su padre.

Es tan lindo enseñarle a una criatura a orar con entrega, para que con los años sea la fe importante bastión de la fortaleza interior. No se trata solo de rituales de cada religión, se trata de enseñarles a conectarse con la divinidad y a protegerse, aprendiendo a diferenciar el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto.

Y si fuese el caso, que resulta evidente que la figura paterna procede de mal modo, en el sentido de irresponsabilidad, malos tratos, etc, buscará proteger a sus hijos de cualquier tipo de violencia (tomando en cuenta que a veces el padre se encuentra con una mujer nociva para su hijo y tendrá que luchar por su integridad y equilibrio, aun cuando ello implique pedir la tutoría total de la criatura, pensando en el bien de su salud emocional y paz).

5.- Aprende a organizarse y de este modo logra mantener su independencia y si desea y posee el empuje, incluso podrá continuar con éxito su carrera y labores: Y es que en estos tiempos, cada vez es más importante y frecuente que la mujer, pese a ser madre, busque seguir trabajando, luchando por ordenar sus tiempos para manejar la situación.
Por ello es complicado que madres que poseen 3 y 4 hijos tengan más tendencia al estrés, ansiedad y depresión. Me refiero al hecho de que se les complica dedicarse solas a ellos y al notar que ya no poseen además tiempo para retomar sus labores, no todas las madres lo soportan, se frustran, se enojan, tratan mal a la pareja, le echan la culpa de todo, etc. Y cuando una mujer se cultiva, sabe bien que metas tiene y toma medidas para decidir tener la cantidad de hijos que permita su personalidad y no conspire contra su salud a todo nivel.

6.- Es humilde y no vive de prejuicios ni estimula la superficialidad: No existe madre más caótica que la de tipo superficial, porque siembra en sus hijos el hecho de compararse con los demás por lo que tiene, dejar de lado las importantes responsabilidades para incentivarlo solo a socializar con grupos específicos para no perder popularidad.

Una madre superficial no sabe preparar ni un desayuno sano a su hijo, compra productos de moda (es lo único que pareciera importarle), regala tecnología para no perder su espacio y solo se concentra en cómo se ve siempre, le deja toda la responsabilidad  a las nanas, conversa poco o se comporta como una adolescente que solo vive pendiente de la pareja y sus problemas con este.

Una madre profunda sabe pedir perdón a sus hijos cuando falla, por el agotamiento, por cambios de humor, por tonos, maneras, sabe escucharlos e intenta llegar a sus corazones para desarrollar confianza y comunicación constante.

7.- Estimula el intelecto y creatividad de los menores: La lectura como hábito importante, el gusto por el arte, la historia, el observar y mirar más allá de lo que se ve, son elementos que un niño necesita desarrollar para descubrir sus talentos, pasión y así con el tiempo elegir su vocación, sin imponerla ni intentar transmitirle los temores que ella o su padre tengan.

8.- Cultivar saludables formas de alimentación, deporte, recreación distinta y prevención para evitar que caigan en alienación y sepan decir “No” a malas influencias.
Hoy que existen extremos en lo saludable vs lo no saludable y es menester de los padres prepararse al respecto, sin caer en rigidez ni despreocupación sobre la alimentación y formas de mantener sana mente, cuerpo y espíritu. Por ello, buscar guía, ayuda profesional al respecto y brindarles aclaraciones sobre aquellas costumbres saludables que se les transmita será la base del tipo de vida que van a desarrollar en el futuro.

9.- Enseñarles la importancia del amor saludable, profunda y honesta comunicación, así como la necesidad de dar y servir: Una madre inteligente, madura, integra y profunda, sabe demostrar a sus hijos la forma en la que opera el amor desde la honestidad en los sentimientos, la comprensión, compasión y el hecho de dar como necesidad del espíritu para alegrarse.

Una madre que le enseña a su hijo a dar y aceptar las esencias ajenas, sin crear expectativas ni exigencias, tendrá un hijo independiente, libre de apegos, obsesiones y con dignidad.

10.- Enseñarles la importancia de ser auténtico y libre de alienación insana: Una madre que le enseña a su hijo a valorar todo lo que tiene, su sangre, su linaje, sus valores y hacerse responsable de sus decisiones, sabe explicar lo que significa la insana alienación, lo dañino de imitar ídolos insanos, lo importante de descubrir estilo propio, amor. Jamás dice solo “no, porque lo digo yo”, le importa explicar razones y sustentar con base sus ideas y ejemplos para que sus hijos aprendan a pensar, observar y cotejar los saludables consejos.

11.- Le habla de la realidad, del dolor en todas sus aristas, de las esencias del prójimo, lo prepara para la frustración: Uno de los peores errores que puede cometer una madre es sobre proteger a su hijo, así como dejarlo de lado por completo, a su suerte.

No existe una mujer perfecta y muchas madres de hoy comenten lamentables errores, pero cuando lo decidan pueden enmendar el camino, buscar aprender y acercarse a la espiritualidad para bien de su interior y de sus hijos.

Es necesario que la madre desarrolle conversaciones profundas con su hijo (s) y puede utilizar películas con ejemplos de vida, luego charlar del tema, ver noticias con ellos, viajar, narrarles historias reales, donde en todas ellas el dolor haya sido un aprendizaje para fortalecer el interior. De esta manera, la criatura crecerá con los ojos abiertos, desarrollará mayor percepción y aprenderá a tomar decisiones para hacer sus sueños realidad.
Sin duda que existen muchos más consejos, pero para este post, me permito brindarles estos. Y si bien no soy madre, desde los 21 años he lidiado como docente con jovencitos y gente de edad adulta desde mis cátedras y brindo terapias emocionales a muchos niños desde los ocho años en temas vinculados a la mejora de sus emociones, desbloqueo de chakras, así como otras disciplinas de tipo holística.

Tengo además seis sobrinos que adoro como si fuesen mis niños y pasan  días largos y hermosos conmigo, me cuentan todo lo que piensan, me piden ayuda con sus tareas y se comunican tanto que puedo notar claramente aquello que les hace bien y los lleva a la linda madurez emocional. Toda la vida se me pegaron los niños como abejas a la miel y nunca entendía mucho la razón, pero ahora sé qué se debe a que puedo leerlos por completo y comunicarme con ellos de modo especial. Y creo que tuve los mejores ejemplos de mi maravillosa madre y abuelas, mujeres fuertes, nobles, decididas y sobre todo, independientes y de infinita fe en el creador.

Sin embargo, considero que no se debe tener un hijo con alguien que no se admire emocionalmente por el solo hecho de tenerlo, porque una criatura es un ser de luz que necesita amor profundo y conexión entre sus progenitores.

Espero que este post sea una pequeña guía para las damas que son madres o aspiran a serlo algún día. Les reitero mi felicitación por este día a todas las madres del mundo que leen Zéfiro y recuerden que en este blog siempre hay algo escrito con buenas intenciones para verlas felices y a todo aquel que pase por aquí.

Ahora les dejo esta bella melodía, espero que les agrade y acompañe.


Que tengan un lindo día, ángeles para el camino, luz para sus proyectos
Manjari (Bendiciones)