PASOS PARA ENFRENTAR EL MIEDO A SENTIR MIEDO Y LOGRAR COMUNICARSE CON ÉXITO (POST 380 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)



Queridos amigos, el tema de hoy es “Pasos para enfrentar el miedo a sentir “miedo” y  lograr comunicarse con éxito, y va dedicado con mucho cariño para Giancarlo, Mónica, Mario y Zoe, quienes esperan este post.

Desde que somos pequeños nuestro interior siente una de las emociones más complejas de manejar para el ser humano, dependiendo del grado y orígenes de donde procede. Se trata del “miedo”. Y si bien es una emoción natural, inevitable y frecuente en las personas, incalculables índices de habitantes de la humanidad tiene problemas para enfrentarlo.
Sin embargo, desde Zéfiro, abordaré en este post algunas de las aristas del miedo como emoción paralizante y aterradora que impide a las personas tener paz y crecer en todos los niveles.

Existen personas de tendencia nerviosa, muy susceptibles y hasta mínimos tonos y situaciones les causan aflicción, temor. En muchos casos puede ser genético, en otras, ocasionado por un clima familiar donde ha existido un trato rígido y tosco por parte de los progenitores, tutores o quien crió al individuo generó estado de ansiedad  incontrolable y fobias específicas.

Y existen otras personitas que incluso viniendo de un hogar saludable emocionalmente, nacieron sencillamente con una sensación de angustia alta y no es motivo de este post, pero puedo contarles con total certeza que en ello interviene mucho la hora del nacimiento, día, lugar, así como el nombre que se lo colocará a la criatura. Lean mis post de numerología y astrología Zeferinos y paciencia porque preparo con mucho amor libros del tema, porque es mi deseo verlos felices, en paz y con mayor esperanza.

Como les decía, existe personas que necesitan llevar tratamiento especial para aprender a manejar ese miedo natural y aquellas que específicamente consideran que harían lo que fuesen por evitar pasar por una situación de valga la redundancia “MIEDO AL MIEDO”
Voy a darles varios ejemplos para que me comprendan:

1.- Miedo de afrontar una prueba o examen académico específico: Este caso suele ser frecuente de observar para quienes nos dedicamos además a la cátedra universitaria o superior.
Tuve varios alumnos, diría incontables, que por ejemplo, al culminar  la carrera,  jamás se atrevían a terminar su tesis para Licenciatura y mucho menos querían afrontar la sustentación del examen. Y puedo contarles que he visto de todo en tantos años de cátedra: desde varones sudar a mares, hasta damas salir del recinto de grado llorando como niñas y recuerdo claramente como un alumno de 27 años se desvaneció apenas el jurado le hizo la primera pregunta en su examen de grado y tuvimos que suspenderlo.

2.- Miedo a expresar las ideas y aportes a nivel profesional en una reunión y a más personas, el miedo paralizante aumenta: En este grupo encontramos por ejemplo a personas que padecen cuadros de ansiedad generalizada y algunos de ellos además con fobia social. En tales situaciones, los pensamientos sobre el miedo a enfrentar la situación, a la crítica, imaginar que serán descalificados y las sensaciones físicas tan molestas (sudoración, frío en manos, pies, agitación, males estomacales, migrañas, sequedad en boca, etc) varían y millones de personas desconocen que ante tales características ya deben visitar a un psiquiatra y llevar terapia emocional.

Pude notar que muchos de mis ex alumnos padecían tales cuadros y hoy, varios de ellos han mejorado notablemente luego de seguir mis sugerencias y han logrado además graduarse con excelentes calificaciones y ascendido en sus puestos de trabajo.

Los temores en la rama laboral son cada vez más frecuentes y detrás de ellos existe el recuerdo traumático de la crítica severa o rigidez con que una persona fue tratada en la infancia, adolescencia por sus progenitores, tutores y docentes. Y básicamente el miedo surgió al recibir tonos alterados y adjetivos calificativos negativos sobre su actitud en la vida, como aquellas madres obsesivas con las calificaciones altas que le dicen a sus hijos: 

”Nunca haces bien las cosas, yo tengo que ayudarte en todo, eres igualito a la familia de tu padre”, o “Así no te pedí las cosas, ya no hagas nada, no me sirve, mejor lo hago yo”. Y hay padres tan asfixiantes que viven ordenando todo el día a sus hijos, padres tan enfermos químicamente hablando y sin saberlo, sin tomarse la molestia de mirarse porque el peso de la ignorancia emocional es alto.

Por tanto, esta persona ha crecido con la idea de que puede fallar en todo, terror a la autoridad de cualquier índole y si le agregamos que además puede haber sido víctima de burlas en el colegio porque era introvertido (a), por su aspecto físico y por su atuendo, el asunto cobra mayor gravedad porque posee complejos terribles que lo sumen en la sensación de “Vivir con miedo a sentir miedo” y por ello, procastina (posterga todas sus metas)

3.- Miedo a sentir vergüenza: Este tipo de temores ha sido calificado por especialistas como uno de los más dolorosos emocionalmente hablando, porque la persona que lo padece y no recibe tratamiento profesional, ve como con el tiempo sus principales metas en la vida y sueños no se concretan, ingresa a estados depresivos altos y puede refugiarse en todo tipo de malos hábitos de vida.

Tengo por ejemplo un alumno que se ha matriculado en mi curso de tesis por tercera vez, la segunda vez que lo llevó, pensé que lo pasaría, pero nuevamente se retiró. Es un jovencito inteligente, de excelente vocalización, memoria y con alta capacidad de análisis y en primera instancia noté su fobia social porque hacía lo posible por sentarse lo más lejos posible de sus compañeros, llegar con las justas para evadirlos.

Luego lo llamé a conversar e hice todo lo posible porque no me tema a mí como docente y logré que en sus prácticas de tipo expositivo  saliera muy bien; le brindé toda la calma que pude y confianza, pero era evidente que en ellas solo me miraba a mí, evadía por completo cruzar miradas con sus compañeros, y notaba como su manos se cerraban, hacía puñitos cortos y desarrollaba exhalaciones cada minuto y medio, las cuales iban notándose más.

Cuando me lo crucé en el patio, este alumno se me acercó y me pidió disculpas por retirarse, le sugerí visitar médicos especialistas y hace muy poco ha iniciado su tratamiento y detrás del cuadro que les describo, existe un miedo a sentir vergüenza escénica, no tolera que más de una persona se le acerque a conversar por muchos motivos.

4.- Miedo a reconocer errores y dar explicaciones: Este probablemente es uno de los temores que posee más gente de la que imaginan y para empezar nos basta ver a los niños que se esconden cuando comenten una falta o se asustan mucho si sus padres les pescan una mentira y travesura.

Y si la persona no ha sido guiada emocionalmente desde pequeño, si no se le ha enseñado a mirarse, reconocer sus errores y buscar sentir paz consigo mismo y ha crecido viendo la evasión de la verdad, sin duda, es altamente probable que esta criatura al crecer, busque muchas maneras de evadir sus errores como mentir, intentar evadir las explicaciones y dar a entender con lenguaje no verbal que siente sus faltas y bueno, que ya al entenderse la situación se le excuse de las mismas.

Sin embargo, otras personas pasan del error a buscar como se dice criollamente: “Voltear el pastel”, es decir, intentar trasladar el error al otro para así quedar como libre de culpas y faltas.
Y es que el miedo al miedo no tratado puede volver a la persona cobarde (aunque siempre diré que mucho existe de esencia), mentirosa, hipócrita y necia. Y es que sentir este tipo de temores puede encanallar la personalidad de los individuos, así te terrible.

5.- Miedos y fobias específicas: Son aquellos donde las personas desarrollan terribles angustias por ejemplo a situaciones como: viajar en avión, ascensores, alturas, la oscuridad, etc y otras, ingresan a las llamadas crisis de ataque de pánico, que incluso se dan por angustia antes de hablar, exposiciones, etc y necesitan terapia combinada (psiquiatría con psicoterapia).

6.- Miedo a expresar los sentimientos: En muchos casos, existen quienes temen terriblemente el conflicto y soportan tratos humillantes, descalificación y ceden a situaciones injustas porque temen profundamente quedar mal y no saben decir que “No” ni poner límite y son como un vaso que se va llenado de líquido hasta rebasar y solo entonces reaccionan y generalmente de mala manera.

Para otros, la timidez afectiva les resulta angustia, se enfrascan en pensamientos solo negativos y prefieren evitar el rechazo antes que expresar sus sentimientos, porque viven con la certeza de que no soportarían experimentar determinada situación.

EL PESO DE LA PROMINENCIA Y LOS ESTEREOTIPOS

Existen personas que por los factores que expuse, además poseen otros elementos que contribuyen a que vivan con miedo a enfrentar situaciones de vida naturales. Una de ellas es la llamada prominencia y autoridad que les inspira cierto tipo de gente.
Por ejemplo, hay gente muy bajita de estatura que siempre se sintió descalificada por ello y cuando le toca socializar con gente más alta se pone muy tensa, se incomoda y esto es evidente a través del lenguaje corporal. En otros casos, el hecho de no sentirse agraciado físicamente aumenta la sensación de miedo a sentir vergüenza.

Otras personas le temen al temperamento y tipo de personalidad de alguien en particular que consideren es y sería (o lo imaginan) muy drástico con ellos. Entonces se hacen una historia impresionante de todo el mal momento que podrían pasar si por ejemplo le piden aumento de sueldo a su jefe y deciden esperar y esperar a ver si hay suerte y el jefe los reconoce, pero esto no ocurre y son explotados porque no se saben dar su lugar.
Con la llegada del mundo virtual, incalculables cantidades de personas ha encontrado en los sistemas de chat su forma para intentar aplacar su miedo y comunicarse por esta vía, sin que ello signifique que el miedo ha desaparecido. Por ello, muchos de ellos crean cuentas de Facebook  con otros rostros, inexistentes, falsos y solo así se atreven a escribirle a equis persona.

En casos de serios problemas, algunas personas hasta compran varios chips de celulares para mandar mensajes, compran recargas virtuales para llamar desde una pc y dejar números falsos no reconocidos. 

Y lo lamentable es que gente de todo tipo, incluidos delincuente usan además estas modalidades de comunicación para su proceder.

Ha sido tan frecuente escuchar caballeros contar las cantidades de alcohol que han ingerido antes de lanzarse para hablar con equis persona, o ya por rabia y dolor de no poder hacerlo.

GUIA DE PENSAMIENTOS PARA APRENDER A COMUNICARSE

Aprender a pensar es un entrenamiento y te regalo este tipo de afirmaciones que sugiero lleves en una mica o anotes en tu celular y las leas con sentido reflexivo para dar los primeros pasos en vencer este problema si lo padeces.

PENSAMIENTOS ZÉFIRO PARA RESOLVER LOS PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN

Colocarles una mica y llevarlos en la billetera o anotarlos en la agenda de notas del celular.

1.- El cielo me regaló el don de la palabra y hacer uso de ella en libertad, me permite desarrollar mis otros dones y talentos.

2.- Tengo derecho de expresarme sin miedo a ser criticado, porque lo que opine el resto, no depende de mí y porque soy humilde de corazón, busco servir, alegrar y compartir con mi voz.

3.- Expreso mis ideas, sentimientos y emociones de manera genuina, no necesito parecerme a nadie y al decir lo que siento, mi espíritu se alegra porque honro al creador que espera mi mejor esfuerzo en tierras de paso.

4.- Perdono todo aquel que alguna vez me gritó, humilló, ordenó o pretendió hacer callar mi voz por su intolerancia y vacío espiritual, porque errar es humano y aquel recuerdo dormirá en mi mente para seguir siendo quien soy, humilde para aprender y de valor para continuar haciendo del miedo, solo una sombra invisible que no me paraliza.

5.- Si me expreso con honestidad y buenas intenciones, no necesito buscar la aprobación del resto ni su aceptación. Mi modo genuino y amor que le impregne a mis palabras serán suficientes para que mi voz sea recibida como amerita.

6.- Nada ni nadie puede paralizar mis sueños si yo decido no darle poder en mi mente a las opiniones de personas ignorantes, ajenas a la madurez y lejanas del cielo.

7.- Disfruto con alegría y sencillez de hablar y compartir lo mejor de mí a través del arte, de los sueños que cuento y de la palabra para consolar y sanar corazones como lo espera de mí el señor.

8.- Decido dejar de castigarme y me libero de los grilletes del miedo a expresarme y ser quien soy porque valoro el tiempo como parte del plan divino para ser feliz, no voy a darle más la espalda a mi fe ni a los mensajes de mis ángeles guardianes. Me comprometo a ser expresivamente amoroso, fino y libre para darme y compartir con quienes el cielo designe, nobles y loables tareas.

10.- Los problemas crecerán en tu vida si no decides hacer uso de tu capacidad de expresión, porque no puedes ni debes cargarle la responsabilidad a nadie acerca de intentar leer tus intenciones. Eres un ser individual de altísimo potencial, como todos, pero solo tú eliges cuando ser maduro, crecer y elevar la espiritualidad.

SOBRE LA ALIMENTACIÓN Y HÁBITOS

Las personas que padecen miedo a sentir miedo pueden ver empeorar sus males sino se alimentan bien. Así que mira estas pautas:

-       Jamás dejes de desayunar, jamás. Siempre sano y con jugos de fruta (fresa en especial), proteína (huevo duro, pollo si te apetece), cero gaseosa en desayuno y poquísima en tu vida, nunca hamburguesas (esa gente universitaria que desayuna SALCHIPAPA. Los veo a montones en donde dicto clases y siempre me espanto y les hago muchas bromas como decirles: “Ahora todo tiene sentido Luchito, ya se porque te duermes, te olvidas las cosas, eres ansiosito, nerviosito, desordenadito, ajá, ya decía yo, cabecita insana”.

-       Adiós por siempre al ají (y en ceviche muy de vez en cuando). El picante es veneno para el cerebro y para el hermoso chakra del plexo solar (zona donde se depositan las emociones, ubicada entre el estómago e hígado). Las personitas que consumen picantes son alteradas, menos pacientes y más ansiosas.

-       Poquísimo chocolate y si pueden cero. Yo sé que a miles los mato con esta sugerencia porque consumen este dulce en altas cantidades y como dicen un gran amigo neurólogo: “Tanto azúcar en tu cabeza, tanto bruto que aumenta” y es cierto, el nivel de azúcar aumenta los niveles de ansiedad.

A tanta gente que he atendido, con solo mirarlas les he dicho ¿te encanta el ají verdad, hasta lo echas a la sopa? y se han reído a carcajadas, pero no notan las manchitas que se les forman en el rostro por intoxicarse además.

-       Duerme lo suficiente y evita desvelarte porque tu cerebro lo necesita y este mal hábito generará en ti altos índices de agotamiento, ansiedad y mayores problemas de comunicación.

-       Evita intoxicarte con cualquier tipo de estimulantes lícitos y no lícitos (alcohol, drogas).

-       Mantén impecable tu habitación, ordenada y lee mucho de feng shui para sanar tus ambientes y liberarlos de bajas energías contaminantes.

-       Practica un deporte que te haga feliz, recibe mucho oxígeno y busca zonas saludables para relajarte siempre.

-       Busca ayuda para desbloquear tus chakras mediante (reiki, aromaterapia, reflexología, acupuntura, magnetoterapia). Elige tu terapia preferida y verás cambios notables.

Es importante queridos lectores que si alguno de ustedes se identifica con todo lo expuesto decida asumir con humildad su serio problema que va en aumento y elija sanar con ayuda profesional, espiritual y sea además constante en la creación de convicciones saludables.

Recuerden que cada quien es único e irrepetible. Y si bien lo vivido por cada quien es imborrable, de cada uno depende adormecer el recuerdo y decidir ser feliz. El miedo es entonces una emoción inevitable que jamás aprenderá a manejar quien no lo trabaja y es arrogante para evadir mirarse.

Y es que en muchos casos, ese miedo puede ser además una forma de ego presente para ir por la vida manipulando, esperando que los demás procedan como le conviene a quien carece de humildad para ser honesto consigo mismo.

Las personas de fe y cultivo emocional hacen del miedo una enseñanza, lo afrontan, caminan por la vida con voluntad, valentía y temple para levantarse de cualquier tipo de situación, con la certeza de que el creador es su guía y protección para verlo renacer siempre.

Ahora les dejo esta canción que va muy bien con este post. Miren la letra, y recuerden que desde Zéfiro cada persona que pasa por aquí es parte de mis oraciones, con mi infinito deseo de verlos en paz y felices.


Manjari (Bendiciones)