LA FALACIA DISCURSIVA Y LA REDUNDANCIA EN EL LENGUAJE COMO GENERADORES DE MALA COMUNICACIÓN (POST 329 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL


Queridos amigos, el tema de hoy es “La falacia discursiva y redundancia” como generadores de mala comunicación interpersonal.
Si son observadores, notarán como en estos tiempos es más frecuente que las personas se expresen de modo menos claro. Están de moda las frases entre cortadas, el uso indiscriminado de las muletillas, anglicanismos y lamentablemente, la buena conversación va perdiendo sentido o es menester solo de gente que cultiva la autenticidad, cultura y posee convicciones firmes.
Por ello, desde Zéfiro, los invito a reflexionar sobre la importancia de la correcta expresión en la comunicación.

EN LA VIDA ACADÉMICA : No existe peor aspirante a profesional que aquel cuyo nivel de lenguaje sea deplorable por su notoria falta de lectura, inmadurez, carencia de autenticidad y ausencia de compromiso con su profesión.
Desde hace casi una década, los docentes universitarios por ejemplo, tenemos que lidiar con alumnos que al momento de exponer algo que han investigado lo hacen sin ganas, de modo enredado, poco claro y básicamente apelan a la memorización, alejando así emociones y pasión del conocimiento.

Y me pregunto siempre qué hacen los padres cuando sus hijos que cursan la secundaria, los escuchan hablar tan extraño, con muecas raras y contestando a todo monosílabos.
Por ponerles un ejemplo, hace poco una señorita se me acerca en clases y me dice:
“Profesora, tengo dos temas de investigación que me parecen buenos, pero en verdad no sé cuál escoger, como que me da miedo que no encuentre muchos libros de ellos. Y estuve viendo vídeos del que más me gusta, a lo que anoche pensé que era mejor que ud decida por mí para ver cuál le parece mejor”.
Si observan cómo se expresó esta estudiante de 24 años, noten que apeló al llamado “circunloquio” (palabreo) y a las espantosas muletillas “como que, a lo que” y ambas no significan absolutamente nada.

Y puedo contarles que en una de las empresas en las que colaboro para seleccionar personal en puestos clave, la entrevista personal es esencial y en coordinación con el jefe de Recursos Humanos, hemos descartado egresados de prestigiosas universidades solo por el hecho de no saber comunicar y no tener claro como armar una sencilla oración completa : sujeto, verbo y predicado.
Por otro lado, encontramos de moda que en muchos centros de estudio light  se apela a expresiones anglosajonas para darle ese toque “dis que importante” a lo que se hace, cuando en realidad se cae en lo huachafo, poco serio y aumenta la gente que parece que sabe, pero solo describe una realidad sin fundamentos, sin argumentar por ejemplo un correcto plan de acción para cada proyecto a tratar. Un ejemplo de ello son los siguientes términos gringos de moda:
-       Sorry: perdón
-       Fashion bloguer: moda bloquer, término para denominar a las llamadas “críticas de moda que manejan un blog.
-       Workshop: ‘reunión de trabajo’.
-       Brainstorming: ‘lluvia de ideas’.
-       Partners: ‘socios’.
-       Meeting: ‘reunión’.
-       Break: ‘tomarse un descanso’.
-       Level: Nivel
-       Community manager: Director de comunidad virtual

Los anglicismos son préstamos lingüísticos del idioma inglés hacia otro idioma. Son muy comunes en el lenguaje empleado por los adolescentes y adultos por la influencia fuerte que se da en medios de comunicación. Y diversos ídolos de moda se encargar de reforzarlos, cayendo así en un círculos donde el vicio de alardear de los términos extranjeros hacen creer a quienes lo hacen que son “especiales”
En la vida cotidiana también se emplean más anglicismos según sea claro está la esfera social: Ya nadie sale a correr, sino que hay runners que hacen footing; en el gimnasio las chicas acuden a  clases de spinning y al llegar a casa hacen zapping. En la calle, vemos a chicas con leggins, algunos de color nude (carne) y otros más oscuros.
Usar extranjerismos no es malo, el problema es cuando invaden nuestra vida diaria sin que prestemos atención a lo que decimos. Y además de ellos, lo insoportable radica en la forma en que se entonan las palabras, en el llamado paralenguaje que deja notar cuando una persona no es auténtica y necesita llamar la atención todo el tiempo.

LOS AUMENTATIVOS: Este tipo de estilo de lenguaje de moda para expresar emociones o brindar características resulta también extraño y en ocasiones, insoportable para quienes amamos el buen lenguaje y lo valoramos como parte de la expresión del alma
Por ejemplo: Carlos cuenta que su madre cocinó algo muy sabroso, pero prefiere decir “El arroz con pollo de mamá estuvo demasiado bueno” y estoy lleno, pero hoy me atoro mal así me duela la barriga por comer tanto”
Ejemplo 2: “La chica con que sale Hugo es loca mal, nada que ver con la flaca, demasiado intensa”.

EN LAS RELACIONES INTERPERSONALES: Si notamos como hoy la comunicación interpersonal ha cambiado notablemente por la influencia del uso de redes sociales, resulta como alarmante consecuencia que cada vez las personas pierdan la capacidad profunda de conversar y conocerse de modo real.

Si se toman la molestia de observar el tipo de expresiones vía chat que surge entre adolescentes, jóvenes y adultos, caerán en cuenta que se aprecia en altos porcentajes que el culto a la pose, evasión y deseo de poder prima en ellas, además del claro disfuerzo.

Ejemplo de chat
Juan: oe brother vas a lo de yuli
Jorge: no la hago ptm
Juan: monsesaso… llevaré chela, cae un rato
Jorge: no se… las flacas tan en nada
Juan: a manya te pones hembrita
Jorge: toy por levantarme a una fija
Juan: ah maestro… eso es otro level

Imaginen que este estilo de lenguaje se repite por incontables contactos y se hace cada día ¿Cómo queda el cerebro? ¿Cómo queda el lenguaje?
Pasa el tiempo y este tipo de personas posee serios problemas para expresar ideas, sentimientos, presentar proyectos y lidiar con persona de mayor cultura. 

¿Dónde quedan los padres y qué pasa en los colegios que no los corrigen?
Y hoy que estamos en pleno proceso electoral, resulta tan impactante observar cómo varios candidatos se expresan dando una lista incontable de propuestas que no explican cómo llevarán a cabo. El baile de la demagogia, circunloquio y frase cliché se unen para embaucar a los que no saben escuchar ni se preocupan por ello.
De modo que los invito a reflexionar sobre la importancia de expresarse con claridad, honestidad, sin poses ni deseo de imponer el ego y narcisismo tonto de estos tiempos.

Cuando se habla de modo claro, preciso y sin volver barroco el asunto ni gringo, el mensaje llega de modo más profundo y se produce mayor empatía con la otra persona. Pero la tarea no es fácil para docentes, padres y claro está, si conoces a quien sea que hable como en los ejemplos anteriores, te queda claro, que poco profundo es, además de ser un imitador de consumismo en lenguaje. 

Y ojalá que estas universidades tan costosas y escuelas de negocios, los docentes dejen de lado expresiones que todo el tiempo apelan al anglicanismo porque ello indica que en el fondo, no conocen nada de lo que venden y tampoco pueden expresarse en base a la realidad nacional.
Mientras tanto, los investigadores, escritores y docentes seguiremos apostando por inculcar la claridad en la expresión, la autenticidad y la necesidad de hacer crecer la expresión emocional como fuente de aporte cultural y base de las relaciones interpersonales.

Como te ven te tratan dice el refrán y yo le agregaría “Cómo hablas y escribes tienes el alma”. Entonces, ¿qué dirían de las almas de  nuestros adolescentes, jóvenes y adultos inmaduros?. Mejor silencio ¿verdad?

Ya lo saben Zeferinos, a mirarse con humildad, a mejorar esa expresión verbal y no verbal por madurez, cultura y voluntad de ser mejor persona.

Ahora les dejo esta hermosa melodía de un compositor que me encanta y lo comparto con ustedes. Espero les agrade y acompañe.


Que tengan una linda semana. Ángeles para el camino, luz para sus proyectos.

Manjari (Bendiciones) 

1 comentarios:

Bertha Nevado dijo...

Hola Rosa María, como podemos mejorar nuestra manera de hablar te agradecería me puedas aconsejar