LAS MADRES SUPERFICIALES (POST 75 DE INTELIGENCIA EMOCIONA)


Queridos amigos, el tema de hoy es “Madres Superficiales” y va dedicado a todas las madres jóvenes de hoy en especial a Giovana, Viviana y Susana, quienes me pidieron este post hace unos días.

Si bien los tiempos han cambiado, ello no implica que las madres modernas olviden que los niños deben vivir sus etapas con normalidad, que estimularlo a vivir a prisa puede traerles severos problemas emocionales que se reflejarán en su proceder desde la adolescencia.

Por ello, desde Zéfiro pasaré a describir las conductas equivocadas de las llamadas “Madres Superficiales”.

1.- Vestir a sus hijas pequeñas como si fuesen mayores: La moda no incomoda dicen algunos, pero resulta realmente impresionante ver como muchas madres escazas de criterio, ignorantes y poco profundas visten a sus pequeñas hijas con atuendos escandalosos, así como les colocan accesorios que las hacen ver como disfrazadas de mujeres adultas.

He visto con horror como mujeres mal llamadas “madres” llevan a su niñas de 3 a 5 años a la peluquería y piden que les pinten las uñas con diseño, maltratando así las manos de las pequeñas y otras más descocadas les colocan tintes en aerosol y las maquillan para eventos.

Y por si fuera poco, otras de estas mujeres hacen que sus niñas vistan trajes cortísimos y tacones como de mujer adulta. Hoy venden zapatos con tacones altos para niñas y estas mujeres a las que solo me queda llamar “estúpidas” rien y comentan como hipnotizadas que sus niñas se ven lindas así. No analizan que con estos zapatos les dañan la columna, los riñones y sobre todo incentivan a que vivan de manera precoz

Y lo peor del caso que muchos padres de estas criaturas están como pintandos, no protestan, no defienden a sus hijas y se callan, o sean, tienen el título de hombre por las puras y no hacen respetar la dignidad de sus pequeñas.

Películas, videos y otros materiales de medios de comunicación difunden esta nueva manera de criar a las niñas. Ya no solo es la moda Barbie, ahora son las Bratz, (muñecas vestidas como bailarinas atrevidas) , Hanna Montana), etc. Todas estos personajes son los nuevos ídolos de las pequeñas y sin guía de sus madres, las niñas crecen desorientadas, confundidas y viven directo al dolor absurdo.

2.- Les inculcan que solo se hablen con niñas de mayor status económico: Muchas madres que se las dan de superiores, no son más que débiles de espíritu, carentes de calidad humana e incentivan a que sus hijos desprecien la amistad de niños de niveles más humildes de condición económica, les enseñan a dividir, a ser insensibles y egoístas, les roban las buenas intenciones.

Y con el tiempo, sus hijos se habrán convertidos en huecos , egoístas , actitudes que por lo general rebotan contra ellas mismas porque no aprendieron a dar ni a valorar a nadie, entonces uno tiene los hijos que merece.

3.- Que solo anden pendiente de la apariencia: Hoy muchas madres son las primeras que hacen que sus hijas por ejemplo tengan complejos y puedan caer en desordenes alimenticios. Les critican desde el peinado de mala manera y usan tonos humillantes que los llenan de inseguridad. Y así, los pequeños (as) terminan por pensar que no valen mucho y dejan de comer o se refugian en vicios porque tiene baja autoestima.

4.- No conversan con ellos: Las madres superficiales no saben decir “te quiero”, no abrazan, no saben dar amor y optan por poner videos, pagar profesores, comprar objetos, deshacerse de ellos para no perder su tiempo porque consideran que tienen problemas por resolver.

He visto con profunda pena que muchas madres parecen adolescentes, se la pasan pensando en su fregada vida sentimental y olvidan que sus pequeños (as) los necesitan, no les hablan, no les toman atención y creen que los objetos suplen esa carencia tan importante.

Y todo ello marca porque cuando un niño (a) no recibió amor no sabe darlo, no sabe socializar, no puede tener muchos amigos (as) y crece sin fe y sin fuerza.

5.- Les inculcan a comprar cosas solo de marca: Las mujeres madres superficiales son adictas a las marcas, a los letreros, desprecian lo que no lo tenga y consideran que sus hijos solo deben llevar puesto un atuendo para lucir, aunque ello no tape el vacío y soledad que sus pequeños viven por dentro

Son madres acomplejadas, pendientes del qué dirán, desdichadas sin logros, sin metas y sin fe en ellas mismas y son las grandes culpables de que sus pequeños (as) sean tan infelices desde nenes porque si el padre es pusilánime por cómodo la cosa es peor, las criaturas no hayan un soporte de luz ni de consejo sano.

6.- Jamás les hablan de Fe: Una madre superficial no reza, no conoce nada de temas de espiritualidad y por tanto tiene valores endebles porque quien no tiene temor de Dios es inseguro (a) en el proceder.

Y que importante es enseñar a un niño (a) a ser espiritual, a mirarse, a reflexionar porque con ello desarrollarán fortaleza y sobre todo aprenderán a elegir caminos correctos y sensatos.

7.- Les enseñan a ser materialistas: Las madres superficiales hablan dinero todo el tiempo, de cuánto cuesta esto o aquello y así inculcan a que sus hijos también lo hagan.

No les dicen que deben estudiar para ganar el dinero, les dicen que es importante vivir cómodamente y que la gente fina lo logra.

Y lo curioso es que muchas de estas mujeres lograron posición tras casarse por interés con tipos confundidos y manipulados porque como decía mi abuela, una mujer superficial dice “Donde pongo el ojo pongo la bala” y yo digo “Y donde cae la bala, la pareja de una mujer superficial es tremendamente infeliz”

Madre es una mujer que busca para empezar dar amor y valores a su niño (a), no busca mandonear a la pareja, comparte con él criterios y decisiones para el bien del menor, busca elevar la espiritualidad en casa y sabe que sin comunicación el hogar se desmorona. Una madre que ama no es un militar en casa, todo lo contrario, es conciliadora y si trabaja como hoy es necesario, sabrá equilibrar los tiempos y hallar salida creativa para que la armonía no se desvanezca de casa.

Y aquí hago un alto para agradecer a mi madre por su profundidad, entrega, bondad y sobre todo por enseñarme desde chica la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto con rectitud, pero a la vez con mucho amor.

Y a mis abuelas lo mismo, porque sus palabras están inscritas en mi mente y alma, caminan conmigo y como docente e investigadora, me atrevo a decir lo que otras mujeres no dirían por miedo a ser criticadas por su propio género.

Creo que las madres superficiales necesitan ayuda, están contribuyendo a que sus hijos se enfermen y también ellas son infelices.

Por ello, se que este post chocará a muchas que conozco y espero las sacuda , les rasgue el alma muy duro porque como dicen las escrituras “ A veces para sanar hay que herir” y solo busco que se miren en un espejo y reconozcan el daño que le hacen a sus hijos para que cambien de actitud y con una sola mujer que se sienta tocada por este post me basta.

Bueno lectores, ya volveré con los padres superficiales, tema aparte donde “ellos” serán los protagonistas.

Les dejo a esta canción, escuchen la letra y vean como las niñas que crecen precozmente con malos hábitos se degeneran y se pierden en la confusión.

Que tengan un día donde decidan aprender a reconocer todo aquello que dentro de ustedes no va bien para mejorarlo y así ser más armoniosos y ser dichosos

Manjarí (Bendiciones)