MIEDOS Y FOBIAS COMUNES (POST 76 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)


Queridos amigos, el tema de hoy es “Miedos y Fobias Comunes” y va dedicado con mucho cariño para mis amigos super fóbicos, Isabel, Raúl, Lady, Cristi, Andrés y Fabián, quienes me pidieron este post.

Existen muchas razones por la cuales las personas experimentan aversión y rechazo a ciertas cosas o lugares. Algunas fueron aprendidas, otras surgieron por malas experiencias y algunas más serias se deben a estados ansiosos de nacimiento.

Algunas de estas fobias y temores causan más de un dolor de cabeza a los amigos, familiares. Por ello, desde Zéfiro quiero exponer algunas de las más comunes con unos tips para superarlas.

1.- Miedo a la oscuridad: Algunas personas no soportan dormir con la luz apagada, manifiestan que han experimentado experiencias terribles con fantasmas desde niños, otros dicen que se ahogan del susto, en fin. Este miedo hace que no logren descansar bien y tomen medidas extremas que mucha gente no comprende

Por ejemplo, les cuento que yo tengo 5 amigos (as) con este miedo, 3 de ellos

dicen que se debe a los fantasmas, recuerdan nítidamente que los han tocado y asustado, tal cual ocurre en las películas de terror y no niego tal posibilidad porque existen investigaciones al respecto que así lo avalan como las que presenta la norteamericana Silvie Simon en su estupendo libro llamado “Extraños Fenómenos Paranormales”, en el cual ella expone los casos más estudiados por científicos renombrados

Para remediar este tipo de temor algunos han optado por las terapias holísticas como la acupuntura, reiki y magnetoterapia y otros las han combinado con terapias conductuales, donde han intentado recordar cuando nació tal temor y así aprender a manejarlo.

Desde que lo han hecho van perdiendo el miedo y sienten que descansan mejor, así que lectores, ese miedo puede vencerse, es cuestión de decidir afrontarlo y tomar medidas.

2.- Miedo a volar en Avión: Este temor sí que es una complicación, sobre todo si afecta la vida profesional porque algunas carreras exigen que la persona viaje de vez en cuando y con este miedo o fobia, se puede llegar a perder hasta el empleo.

Puedo contar que he visto a colegas y amigos cercanos sudar frío en el avión, tener nauseas, pasarse todo el viaje rezando sin parar.

Algunas de las cosas más sorprendentes que he podido ver de mis amigos por este miedo se las pongo en los siguientes ejemplos:

- Hace unos años viajaba con unos colegas a Chile y recuerdo que mi amigo periodista, quien era de casi la edad de mi padre se tomó 2 pastillas de un ansiolítico para dormir antes de subir al avión y como notó que por sus nervios no hacía efecto pidió 2 tragos y se los tomó sin criterio alguno. Estuve de niñera viendo que no se caiga y oyéndolo roncar, pero al llegar sudaba impresionantemente. Aún no se ha curado y ahora viaja poquísimo, dice que ya está viejito para superarlo.

- Una amiga mía prefiere hacer lo que sea por no viajar de comisión, calcula las horas de viaje, hace conjeturas super increíbles sobre sus posibles formas de muerte si viaja y por ello ha perdido múltiples oportunidades de estudiar y desarrollarse profesionalmente.

- He visto a pasajeros llorar, gritar, de todo.

Para superar esta fobia se puede optar por terapias contra la ansiedad y en algunos casos muchos han recurrido a la Hipnosis. Yo conocí un doctor que tiene un cd con la terapia de vuelo, en la cual se hace pensar al paciente que está ya viajando. En Estados Unidos y en Madrid existen 2 instituciones dedicadas a este tema y por lo que cuentan quienes se atendieron, han logrado superar el problema.

Y siempre he pensado que el miedo solo atrae cosas malas, así que recomiendo intentar viajar animados, relajados, con un buen libro en mano si el viaje es largo o con música linda. O si prefieren y viajan bien acompañados charlen y confíen en sus angelotes de la guarda, esos que siempre están de nuestra parte.

3.- Miedo a las alturas y a los ascensores:

Tras experiencias traumáticas algunas personas detestan las alturas y los ascensores. Y es que mucha gente pasó terremotos en pisos elevados o se quedó encerrado en un elevador y cosas así, mientras que otros no recuerdan desde cuando les ocurre.

Yo les cuento por ejemplo que mi adorado padre odia los ascensores desde que experimentó el terremoto del 70 en un 8vo piso. Quedó tan en pánico que hasta hoy es un rollo hacerlo subir. Ya lo hace, pero tienen que distraerlo, hacerle mil bromas y solo por evitar el dolor de piernas lo hace.

Jamás olvidaré que cuando era estudiante universitaria me acompañó a un evento y no quiso subir al piso 11. Me dijo super fresco y calmado : “Hijita, voy por la escalera”. Me reí y le dije “Ah no papito, ¡sobre mi cadáver!” y lo hice subir por el ascensor luego de tardar varios minutos para convencerlo, pero el pobrecito salió pálido. Y cuando laboré en un 9no piso hace unos años, mi padre vivía con los pelos de punta, rogaba que me cambiaran de oficina, jamás quería ir por mi trabajo a visitarme y si había temblor su angustia era intensa.

Luego de que mi padre tuviera terapias de reiki y de gemoterapia ya sube por ascensores, no de buena gana, pero sí sin menos rechazo, ya lo soporta, aunque me amenaza de que si vuelvo a laborar en pisos altos no subiría, me esperaría en el 1er piso.

Otra gente ni pude caminar sobre un puente, les da mareos, etc

Meditar y todo tipo de terapias de relajación ayudan a combatir estos males que también en casos más complejos son parte del ataque de pánico y otros males derivados de la ansiedad.

4.- Miedo a la velocidad

Existe gente que detesta la velocidad, se pone pálida y otras jamás manejarían porque temen chocar y matarse.

Otra gente no se subiría a una moto jamás por miedo a la velocidad, ni a un trencito. He visto gente negarse a hacer tours en tren por pánico a este transporte.

5.- Miedo a los ratones.

Este temor sí que es divertido. He visto gente de más de 40 años gritar como loca cuando se les ha dicho que tienen un ratoncito cerca. Conocí una señora que se paraba sobre la silla, gritaba y un amigo de la universidad igual.

Cuando integré el equipo de investigaciones de la Universidad San Martín de Porres y laboraba con 25 investigadores ocurrió algo super divertido, pero tenía que ver con el miedo a roedores:

Una tarde , una de las chicas vio una rata en la oficina, para ser específica, en la cocina de la oficina. Y para ser exacta, 10 investigadores, entre hombres y mujeres salieron espantados del local, dijeron que solo volverían cuando asesinaran a la feroz rata y a los que nos quedamos, cazarla nos tomó 4 horas, entre gritos, agua caliente, palos, en fin, locuras que la gente periodista suele hacer.

Pero si recuerdo que una amiga de aquellos años no entró a esa cocina en meses, decía que esa rata debía haber dejado su cría por ahí escondida y no entraba por allí ni para prepararse un café.

Aquí puede tratarse de una aversión que nace del asco y otra de lo aprendido. Y si que resulta muy chistoso ver este miedo en varones y mucho más cuando los ves a lado de niños que no temen al ratón y se burlan de ellos.

6.- Miedo y Pavor de Hablar en Público: Este temor nace quizá de un mal trato recibido en el colegio, mientras que a muchos les cuesta hablar en público por su tipo de personalidad.

En lectura de rostro y morfopsicología este rasgo se ve en la forma y tamaño de los labios, pero si se detecta el entrenamiento e ir ganando seguridad en el asunto ayuda mucho. No estoy diciendo que a los que odian hablar en público les terminará encantando, pero por lo menos podrán hacerlo si su trabajo lo requiere alguna vez

Y esto este temor es necesario de manejar estos tiempos porque obstaculiza las carreras.

He visto con mucha pena ver alumnos mudos ante un examen, otros temblar y sudar sin poder expresarse. Y les aseguro que la terapia de gemoterapia, reiki y acupuntura ayuda mucho a superarlo, así como cursos de oratoria y control mental.

7.- Miedo a los Temblores y Terremotos: Este temor viene de la falta de control de emociones y es sumamente peligroso.

Existe gente que ante un temblor sale corriendo y gritando atropellando a la gente que se asome ante ellos. Otros entran en crisis de llanto y sienten que les falta el aire.

Recuerdo que cuando tenía apenas 4 años como docente universitaria experimenté un temblor fuerte en plena clase y estaba en el 5to piso. De pronto, una de mis alumnas salió corriendo despavorida y se cayó al tropezarse con una de las carpetas. La chica no paraba de llorar y se lastimó el mentón y gritaba como si la estuviesen torturando.

Como ven, sus nervios la volvieron imprudente y solo logró caerse. Y esto es complicado de manejar porque a pesar de los simulacros, mucha gente no controla ese pavor.

En este caso solo queda concientizarse y meditar antes de actuar.

Algunas de las actividades que contribuyen a descontrolar el sistema nervioso son:

- Beber en exceso

- Fumar

- Consumir drogas.

- Consumir azucares en exceso

- No controlar el insomnio.

- Stress

- Depresión, etc

Si padecen alguna de estas fobias y temores tomen medidas, busquen ayuda profesional y así evitarán sufrir por años de manera absurda. Todo aquello que se busca solucionar con voluntad y constancia da sus frutos.

Y les dejo esta linda canción para que se relajen .

Que hoy se abran las puertas que necesitan para desarrollarse con el favor de Dios y los ángeles y no olviden orar por los enfermos, ancianos y niños.

Manjari (Bendiciones)