MI JEFE ES FLOJO E INCAPAZ (POST 82 DE INTELIGENCIA EMOCIONAL)


Queridos amigos, el tema de hoy es “Mi jefe es flojo e incapaz” y va dedicado con mucho cariño para Francisco, Ignacio, Paola, Cecilia y Mercedes, quienes que pidieron este post a gritos.

Hay un dicho que dice “El muerto se hace pesado cuando hay un tonto que lo cargue” y hace alusión específicamente a todo tipo de abuso que puede cometer una persona sobre otra u otras. Hoy veremos desde Zéfiro como se da en el campo laboral y cómo lidiar con ello.

Agárrense de la silla esos jefecitos rascas y dispersos, que este post les sacará roncha a más de 100, de eso, estoy segura.

Perfil del jefe flojo en incapaz

1.- Es impuntual.- Bajo el pretexto de mandar llega a la oficina cuando le da la gana y hace uso del celular o nextel para ordenar desde donde este divagando o sabe Dios que haciendo, todo tipo de tareas que debería empezar a realizar él (ella) misma. Y ojito porque sus pretextos y mentiras comunes son:

- estoy en una reunión importante

- tengo que llevar a un familiar al médico

- he amanecido resfriado y con fiebre

- preparo un informe que solo puedo hacer con calma en casa.

Y en realidad anda tirado en su cama, de paseo con el novio o la novia, de tiendas, en fin, tonteando, de vago (a) porque tiene el respaldo de algún ingenuo o débil gerente que lo apaña en su vagancia o porque es como él (ella).

2.- Es intolerante, echa la culpa de sus errores al resto: Cuando siente que las cosas no salen bien busca un culpable, puede increparle errores insólitos y aunque por dentro sepa que es su culpa, jamás lo va a reconocer.

Y por lo general grita, hace muecas a todo el personal a su cargo. Si lo analizan con calma, arma un show para llamar la atención, es una forma de decir: el jefe (a) está enojado, uy que miedo, todos los culpables a temblar.

3.- No se prepara y no renueva conocimientos: Estudiar, leer, y todo tipo de actividades intelectuales que impliquen un esfuerzo y mejorar no le van al jefe (a) incapaz y flojo porque suele ser inculto, no lee ni condorito, mucho menos tiene ganas de mejorar porque cree que con su cartón universitario de hace mil años y su super puesto no necesita más. Pero si necesita de conocimientos nuevos para clientes nuevos o emergencias, no es tonto (a), para eso ha reclutado su gente especial, esa que llama “nerds, chancocitos”, etc, a los cuales con halagos baratos les encarga lo que él (ella) debía de hacer.

4.- Es altanero (a) y déspota: La pose, el aparentar y las ganas de llamar la atención son parte de las características del jefe llamado light. Saluda solo a los de su rango, mira por encima del hombro , es despectivo (a), clasista y racista, jamás se atreverá a ser gentil con gente de menor jerarquía. Y es que cree que ser jefe es sinónimo de ser inhumano, pero además de ello, carece de humildad.

Mucha gente detesta su trato y su presencia, pero se tragan su indignación, no lo enfrentan, aguantan tontamente todo tipo de trato injusto, como si fuesen esclavos o sintieran un miedo que los paraliza.

5.- No es solidario con los trabajadores: Si existe dentro de la empresa alguna emergencia o problema con alguno de los miembros, el jefe no se inmuta, es reacio a compadecerse del dolor ajeno, considera que su empresa pierde con la falta de alguien por salud; el jefe no posee el valor de la compasión y lo disfraza con el hecho de no poderse detener ante dolores ajenos.

¿Qué hacer con un jefe así?

1.- Enfrentarlo con educación: Si lectores, tal como leen. No es justo que un ser que no respeta a los trabajadores sea tratado como deidad, nada de eso, hace falta tomar una actitud resuelta y clara.

- Lo primero que recomiendo es jamás dejarse gritar, eso nunca. Si su jefe o jefa lo hace pues expresen su fastidio con frases como: “Señor, si ud es un hombre educado, no comprendo por qué me levanta la voz, no se lo voy a tolerar” y si el jefecito grita más pues lo correcto es decir “Ok, si ud es así, yo no tengo porqué escuchar algo que me mortifica y no me parece justo, así que fin de esto , tengo derechos laborales y los conozco, y uno de ellos es no permitir abusos”

Sé que muchos dirán que no se atreven por miedo a ser despedidos, pero la verdad recomiendo hacerlo, hacerse respetar. Puedo contarles que yo lo he tenido que hacer hasta en 4 oportunidades y ha sido lo mejor, no solo no han podido maltratarme sino que he logrado mucho respeto de parte de mis jefes y con el tiempo llegar a acuerdos importantes para las empresas en las que laboré y laboro.

2.- Poner en claro los roles: Es decir, si los contratan para un oficio en especial, no tienen porqué hacer otras actividades que le corresponden al jefe o a otros. Hay que ponerlo por escrito si es posible zeferinos, nada de permitir que abusen de sus talentos y menos sin pagarles, a sacar esa personalidad equilibrada que se atreve a valorarse, se aprende y ayuda a vivir mejor.

3.- Quejarse en grupo: Si pese a los reclamos personales, el jefecito (a) flojo y cruel, no mejora, pues existen cargos más elevados donde es posible dejar las quejas. Y soy de las que piensan que la unión hace la fuerza, así que en mancha acudan a los jefes máximos.

Muchos cobardes en la oficina esperan que otro lo haga, pues no lo permitan, hagan saber que esa persona que no se queja no opina, que ustedes desconocen su posición y que los jefes se encarguen de averiguar. Y cuando reclamen, háganlo con pruebas, papelito manda decía el dicho no?, pues bendito dicho, así que a guardar memos, emails, y todo tipo de pruebas donde se demuestre que el jefecito (a) actúa de manera indebida

¿les parece temerario lo que digo?, Pues Zéfiro es un blog que se dirige a gente que desea mejorar y sobre todo valiente, los quejositos que viven lamiendo su pena o mirando por la ventana a la espera de la solución del cielo sin esfuerzo no son zeferinos, o sea no son de mi bando, solo me queda orar por ellos (as)

No necesitan ser violentos para hacerse respetar en cualquier esfera de la vida, pero no pueden permanecer callados ante las injusticias como la mayoría. Para que exista un abusador (a) debe existir gente pusilánime que decide serlo y la gente culta y sensata sabe a dónde va y lo que es correcto y decente y desecha todo lo que no lo es sin temor.

Y si algún día les toca asumir una jefatura, recuerden que no necesitan disfrazar la personalidad, y mucho menos es correcto que maltraten u olviden su rol como seres humanos. Un jefe sin valores no es respetado ni mucho menos tomado en cuenta, tendrá que cargar con el peso de su conciencia por maltratar a los demás.

Y hago un alto para enviar un abrazo a mis jefes y ex jefes, con los cuales mantengo una estupenda relación y los valoro y respeto por su don de gente y valores, así como por la capacidad de saber escuchar y rectificar errores.

Les dejo esta bella canción clásica para que les acompañe la mañana.


Que tengan un día lleno de paz y sobre todo donde logren hallar aquellas actitudes que deben mejorar para alcanzar la madurez y sensatez.

Manjarí (Bendiciones)

1 comentarios:

rubi mariana herrera verdallez dijo...

me parecio muy buena la informacion, a veces uno con el afan de no perder el trabajo empieza a hacer cosas que no nos corresponden y es alli donde quedamos atrapados haciendolo todo gracias :)