"Mi jefe me tortura" (1er post de Coaching Ontológico)


Queridos amigos, el tema de hoy tiene que ver con algo que muchos viven y otros vivirán algún día inevitablemente. Se trata del tipo de trato que nuestro superior o jefe (a) nos da en el ámbito laboral.
Según los principios básicos de la gerencia y liderazgo existen 3 perfiles de jefe.
1.- Autoritario y Autocrático, de bases estrictas e inflexibles, no da pie al diálogo y hace sentir su autoridad en todo momento, jamás se logran estrechar lazos de confianza y armonía con el (ella)
2.- Persuasivo líder: Basa su conducta en el diálogo constante con sus trabajadores para beneficio de la empresa, recibe ideas y proyectos con entusiasmo sin dejar de lado las normas de respeto y cumplimiento de los estatutos. Puede llegar a ser no solo un jefe sino un gran amigo.
3.- Perfil Pasivo Despreocupado: No puede establecer normas claras y firmes para difundir a su equipo, carece de liderazgo y su nivel de comunicación fluctúa según su estado de ánimo. Tiene predisposición a ser cambiante en sus decisiones y evita dar explicaciones cuando se siente culpable ante su trabajador.
Muchos de preguntarán ¿Por qué si hago mi mejor esfuerzo no lo valora y solo me busca errores y me ataca?
Las razones lamentablemente no implican lo laboral, nacen de los sentimientos y percepciones que tienen de ti. Algunas de las más comunes son:
1.- La envidia, conocida como pecado capital. Suele surgir porque el jefe (a) siente que tu posees más capacidad que él y en lugar de coordinar contigo y hacer buen uso de tus talentos te considera “peligroso” (a), imagina que le quitarás el puesto , y si encima te llevas bien con el personal sus celos ante ti crecerán como la espuma.
2.- Alguien te calumnió ante tu jefe (a) : Si alguien no te mira bien en la chamba puede calumniarte, decirle a tu jefe que hablas mal de el (ella) con la intención de quebrar tu progreso y fracturar la relación laboral con la autoridad.
3.- Si eres agraciado (a) , es decir simpático y encima popular tu jefe puede sentirse disminuido ante ti, simplemente no soporta lo que Dios a ti te dio, no sabe mirar lo bueno que el (ella) también posee. Aquí entran causales hasta racistas de lo más insólitas, pero existen.
4.- Corrupción: Algunos jefes son poco éticos, hacen trampas y cosas deshonestas en la empresa o institución y si notan que tú eres una amenaza para sus fines por tu honestidad harán lo posible por aburrirte y sacarte del camino.
5 .- Tus Logros Sentimentales: Si tu jefe (a) ve que tienes una pareja que te ama y encima es linda y el (ella) viven en soledad tu dicha les resulta como la sarna de los perritos, les pica a morir y simplemente te contestan en tonos de fastidio siempre.
¿Ya identificaste que tipo de jefecito (a) tienes?
Como decía mi abuela y mi madre: “El cojo quiere que seas cojo, el manco que seas manco “, entonces solo te queda aprender a protegerte y tener algo de lo que criollamente se denomina “Correa” (aguante y buen humor)
Lo mejor que puedes hacer es seguir haciendo tu trabajo con calma, entusiasmo:
a) Anota las reacciones de tu jefe (a) ante estímulos o noticias que reciba de ti y aprende a identificar con qué frecuencia se dan, de esta manera podrás adelantarte a los hechos, prevenir o manejar la situación.
b) No te dejes maltratar, no pierdas la dignidad y cuando tengas que reclamar y defenderte hazlo con bases, exprésate bien y sobre todo argumenta todo con documentos o pruebas, eso hará que tu jefe (a) no pueda acusarte de algo que es injusto y probablemente verás su rostro de fastidio, pero el silencio será su mejor demostración para decirte “ok, esta vez ganaste, no te pude molestar”

Si con el tiempo ves que tu jefe de manera inusitada llega ante ti, te sonríe , te abraza o regala un detalle como un dulce, no te espantes, no corras de miedo. Estas ante la presencia de un acto de culpa, la conciencia es individual y tu jefe tuvo ese día un ataque maravilloso de culpa, sonríe y agradece a Dios por ello, así sepas que luego volverá a maltratarte.
Bueno amigos, nada es perfecto, la vida es así, pero te aseguro que si haces bien tu trabajo tu jefe lo sabe y tarde o temprano si te trata mal los caminos se enderezarán para tu mayor bien. No pierdas la fe y sirve con alegría y pasión, no dejes que un ser pobre de espíritu arruine tus ganas de dar lo mejor de ti.
Recuerda, aprende a observar, a callar, se un estratega de tu vida y lleva en el bolso la mano de Dios.


Que tengas un día lindo, lleno de luz, recibe los dones que te da Dios todos los días y no olvides sonreír aunque hoy no tengas muchas ganas, muchos necesitan de ti cada día
Manjarí (Bendiciones)

4 comentarios:

Hugo Caceres dijo...

me a pasado una vez en una agencia de publicidad en que mi jefe era un recontra tirano, pero no sabia esto que me acabas de enseñar por eso renuncie. bueno en fin las cosas pasan siempre para algo mejor.
buen post exitos.

Anónimo dijo...

Lo máximo Rosa María!! es verdad todo esto, yo lo he vivido y lo vivo a veces, pero ahora me da lástima por ellas, porque la verdad qué esas personas pobres de espíritu sólo generan compasión, tanta inseguridad que tienen, debe ser que las han ofendido o maltratado en la infancia o en el transcurso de su vida y no han superado sus complejos y se desquitan con los que ellas ven competencia o superiores a ellas o ellos, o también que simplemente les floreció en su espíritu, ese impulso negativo que al final no se dan cuenta que la vida es un espejo, todo en esta vida se paga... y después se quejan! Lo que deben de hacer es identificar su problema y cambiar de actitud y como dices fijarse en sus propias cualidades personales, para crecer y ser feliz interiormente, aceptarse como son y amarse a sí mismos para poder amar y vencer los complejos, miedos, que sólo estimulan y alimentan a la indecorosa envidia, que las convierte en seres infelices de una forma cada vez más crónica! Y lo peor que ni ellas identifican su problema interior, es preciso qué lo hagan, de lo contrario sufrirán las consecuencias de sus propios actos el resto de su vida, cayendo en su propia “trampa” = “la infelicidad”. A orar por estos seres de penumbra para que por fin, la luz los agasaje.
Besos mi Tabata, muchas gracias por el post, está genial! :-)

Anónimo dijo...

Uy amiga o amigo , si me llamas tabata si que me conoces, gracias por tu reflexión.
Lo importante es servir con pasión y rectitud. Luz para ti

Anónimo dijo...

Graciasss!! Muy buenas tus palabras me han ayudado mucho!! Y q razon tienes no hay q permitir q nadie borrre nuestra sonrisa :-) en culquier caso hay q pensar q nadie tiene derecho a infavalorarnos ni aunque sea un jefe. Y si lo hace es un problema suyo pero si comenzamos a sentir ansiedad por ello el problema ya es del trabajador q esta permitiendo q le afecte... Y no hay mejor forma de defenderse q las q indicas: confiar en nosotros mismos y piner todo nuestro empeño en hacer bien el trabajo y anticiparse para responder a cualquier cuestion q se haga sobre nuestra actividad. Y pensar q el problema siempre lo tiene quien nos trata de forma despectiva sea jefe o sea quien sea, esta tratando de liberar su estres o problemas personales con nosotros y no debemos permitirlo. Criticas constructivas si y todas las q hagan falta pero de las destructivas ninguna!!